Archivo de Público
Viernes, 2 de Septiembre de 2011

Pocos ginecólogos-obstetras de EEUU realizan abortos: estudio

Reuters ·02/09/2011 - 18:50h

Por Amy Norton

Casi todos los ginecólogos-obstetras de Estados Unidos tienen pacientes que quieren hacerse un aborto, pero un pequeño porcentaje los realizaría, sugiere un estudio sobre las limitaciones del acceso al aborto en ciertas zonas del país norteamericano.

Con una encuesta a 1.144 especialistas, un equipo halló que mientras el 97 por ciento había tenido pacientes que querían un aborto, sólo el 14 por ciento había accedido a practicarlo.

Los médicos que más se negaban a realizar un aborto eran de los de las zonas rurales, del sur y del centro-oeste.

Aquel 14 por ciento es más bajo que el 22 por ciento registrado en el 2008, aunque, entonces, el estudio se había concentrado en médicos más jóvenes, certificados después de la ley de 1996 que incluyó el entrenamiento en la realización de abortos en los programas de residencia de la especialidad.

El nuevo estudio incluyó médicos de hasta 65 años, lo que podría explicar la reducción en la cantidad que realiza abortos, según la doctora Debra B. Stulberg, de la University of Chicago.

"Casi todos los ginecólogos-obstetras atienden a pacientes que quieren un aborto, pero estamos en una época en la que se dificulta el acceso femenino a un servicio que es legal", dijo la autora principal.

En algunos casos, los médicos tendrían objeciones personales.

El 52 por ciento de los doctores que no hacían abortos dijo que la religión era muy importante para ellos, comparado con el 26 por ciento de los que practicaban abortos. Y los médicos católicos y protestantes eran menos propensos a brindar el servicio que los judíos o los agnósticos.

Pero según Stulberg, el problema es que una gran cantidad de médicos "no están de acuerdo con el aborto". En algunos casos, los hospitales o las clínicas donde trabajan prohíben brindar el servicio, a menudo porque no quieren quedar en medio de una controversia, en especial en las comunidades pequeñas.

En el estudio, el 88 por ciento de los ginecólogos-obstetras que ofrecían los servicios trabajan en centros urbanos. Del mismo modo, los médicos del noreste y el oeste de Estados Unidos eran más propensos a realizar abortos que los médicos del sur o del centro-este del país.

Stulberg dijo que muchos profesionales pensarían que es mejor separarse de esos servicios, según cuán controvertido sea el tema en su comunidad.

Para las mujeres, en especial de zonas rurales, el sur o el centro-oeste de Estados Unidos, eso implica que hallar un médico que realice un aborto puede ser "una lucha", dijo Stulberg.

La experta aclaró que los médicos más jóvenes de la encuesta (menores de 35 años) eran más propensos a realizar abortos que sus pares de más edad. Pero "hay signos de que la tendencia podría revertirse", aseguró la autora.

Un estudio reciente reveló que la tasa de abortos de Estados Unidos aumentó del 1 por ciento entre el 2005 y el 2008, a menos de 20 abortos por cada 1.000 mujeres de 15 a 44 años.

Lo más importante, según explicó Stulberg, es que aún hay muchos embarazos no deseados. "No estamos haciendo las cosas lo suficientemente bien como para evitarlos", finalizó la experta.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, septiembre del 2011