Archivo de Público
Viernes, 2 de Septiembre de 2011

Sondeo muestra que más niños de EEUU están recibiendo vacunas

Reuters ·02/09/2011 - 18:50h

Por David Beasley

Más niños pequeños están siendo vacunados en Estados Unidos contra enfermedades prevenibles como las paperas, la rubeola, el sarampión y la hepatitis A, informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El porcentaje de niños de entre 19 y 35 meses que recibieron una o más dosis de la vacuna MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubeola) aumentó al 91,5 por ciento en el 2010, desde el 90 por ciento el año previo, informó la agencia federal estadounidense.

Los expertos habían advertido que los niveles de inmunización infantil de Estados Unidos estaban descendiendo por la preocupación de algunos padres sobre la seguridad de las vacunas.

La vacunación contra el rotavirus trepó al 59,2 por ciento, desde el 43,9 por ciento, según el Sondeo Nacional de Inmunización de los CDC, sobre más de 17.000 hogares.

La encuesta observó a niños nacidos entre enero del 2007 y julio del 2009.

Por su parte, el porcentaje de chicos que recibieron la serie completa de la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) creció al 66,8 por ciento, desde el anterior 54,8 por ciento. La enfermedad por Hib era la principal causa de meningitis bacteriana entre los niños estadounidenses menores de 5 años antes de la aparición de la vacuna.

"Durante el 2010, la cobertura nacional con todas las vacunas recomendadas aumentó o se mantuvo estable comparado con el 2009", indicó el informe de los CDC.

Menos del 1 por ciento de los bebés no había recibido ninguna vacuna, reveló el sondeo.

"El reporte es tranquilizador porque significa que la mayoría de los padres están protegiendo a sus hijos pequeños de enfermedades que pueden causar un daño amplio y a veces severo", dijo la doctora Anne Schuchat, directora del Centro Nacional para la Inmunización y las Enfermedades Respiratorias de los CDC.

"Recomendamos las vacunas porque son una de las formas más efectivas y seguras de mantener a los niños saludables", agregó.

Los temores de que las vacunas puedan causar autismo u otros problemas de salud llevaron a algunos padres a evitar las inmunizaciones, pese a las declaraciones reiteradas de las autoridades sanitarias para desmentirlo.

Esas preocupaciones también obligaron a costosas reformulaciones en muchas vacunas.

A fines de agosto, un panel federal de expertos concluyó que las vacunas generan muy pocos efectos colaterales y no halló evidencia de que puedan provocar autismo o diabetes tipo 1.

El sondeo de los CDC no encontró disparidades entre las tasas de inmunización por raza para la mayoría de las vacunas, aunque en el caso de algunas enfermedades los niños que viven debajo de la línea de la pobreza presentaban menores tasas de vacunación que otros chicos.