Archivo de Público
Miércoles, 31 de Agosto de 2011

Jóvenes de EEUU consumen demasiados refrescos azucarados: sondeo

Reuters ·31/08/2011 - 16:42h

Casi la mitad de la población estadounidense consume una bebida azucarada por día, y los adolescentes y hombres jóvenes beben más de los límites recomendados para mantener un estado saludable.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) consultaron a 17.000 estadounidenses sobre sus dietas.

Un hombre promedio consumía 175 calorías diarias en bebidas con azúcar agregada, mientras que la mujer tipo bebía 94 calorías a través de este tipo de refrescos.

Los varones de 12 a 19 años ingerían 273 calorías por día a través de bebidas azucaradas, o el equivalente a unas dos latas de gaseosa cola, y fueron el grupo de mayor consumo de estos refrescos.

Los hombres de entre 20 y 39 años consumían 252 calorías diarias por bebidas que contienen azúcar agregada, ubicados en el segundo lugar.

La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda no recibir más de 450 calorías semanales por el consumo de refrescos azucarados, o menos de tres latas de bebidas gaseosas con azúcar.

Las bebidas azucaradas se relacionan con el aumento de peso, la obesidad y la diabetes tipo 2.

"Esta es una zona adicional que las personas pueden observar si están tratando de limitar su consumo de azúcares agregados", señaló Cynthia Ogden, autora del estudio.

El sondeo también reveló que los niños y adolescentes negros no hispanos recibían un 8,5 por ciento de sus calorías diarias por beber refrescos azucarados, por encima del 7,7 por ciento registrado en los jóvenes blancos no hispanos y el 7,4 por ciento en los estadounidenses de origen mexicano.

Entre los refrescos azucarados se incluyó a las gaseosas, las bebidas frutales y deportivas, los energizantes y las aguas saborizadas.

Entre los adultos mayores de 20 años, el porcentaje diario de calorías obtenidas por el consumo de bebidas azucaradas creció al 8,6 por ciento entre los negros no hispanos y al 8,2 por ciento entre las personas de origen mexicano, pero cayó al 5,3 por ciento entre los blancos no hispanos.

El estudio también reveló que los niños y adultos de familias de menores ingresos ingerían más calorías diarias a través de refrescos azucarados que los de mayores ingresos.