Archivo de Público
Martes, 30 de Agosto de 2011

Riesgo de fractura de cadera crece al abandonar terapia hormonal

Reuters ·30/08/2011 - 19:08h

Por Megan Brooks

Cuando las mujeres posmenopáusicas dejan la terapia hormonal, perderían densidad ósea y correrían más riesgo de sufrir una fractura de cadera, según sugiere un seguimiento durante 6,5 años de casi 81.000 mujeres posmenopáusicas.

Abandonar la terapia hormonal estuvo asociado con un 55 por ciento más riesgo de sufrir esa fractura en 24 meses, publica en la revista Menopause el equipo de la doctora Roksana Karim, de la University of Southern California en Los Angeles.

Millones de mujeres posmenopáusicas dejaron de usar la terapia hormonal cuando los autores del ensayo Women's Health Initiative (WHI) sugirieron en el 2002 que el tratamiento aumentaba el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca y algunos cánceres.

"También sabíamos que las mujeres que no utilizan hormonas después de la menopausia tienen mucho más riesgo de tener una fractura que las usuarias de esos fármacos", dijo Karim.

"El nuevo estudio demuestra bastante bien que cuando se suspende la terapia, el riesgo de tener una fractura de cadera aumenta significativamente. Y los médicos se lo deberían comentar a sus pacientes", añadió.

El estudio siguió a 80.955 mujeres posmenopáusicas de Kaiser Permanente Health Maintenance Organization, de California del Sur. Eran mayores de 60 años y utilizaron una receta para adquirir la terapia entre enero y junio del 2002.

El seguimiento duró hasta diciembre del 2008. La mayoría eran pacientes blancas (el 54 por ciento) y con algo de sobrepeso.

Como era de esperar, por los resultados de WHI, el uso de la terapia hormonal disminuyó significativamente entre julio del 2002 y diciembre del 2008 (del 85 al 18 por ciento). En ese período, la tasa anual de fractura de cadera aumento de 3,9 al 5,67 por cada 1.000 mujeres.

A partir de esas cifras, las mujeres que abandonaron la terapia hormonal tuvieron 1,5 veces más posibilidad de sufrir una fractura de cadera que las que siguieron tomando hormonas.

Ese riesgo creció 2 años después de suspender el tratamiento y se mantuvo en ascenso (del 52 por ciento a los dos años al 77 por ciento a los cinco años).

Además, el equipo observó que a mayor tiempo sin medicación, menor era la densidad ósea.

"Los datos confirman la rapidez de la pérdida de masa ósea y el aumento de la incidencia de las fracturas de cadera con la cesación de la terapia hormonal", escriben los autores.

"Esto debería hacer que las mujeres y los médicos vuelvan a considerar los beneficios de la terapia hormonal para la salud. Quizás es tiempo de actualizar las guías sobre el uso de la terapia hormonal en mujeres con alto riesgo de sufrir una fractura de cadera", agregó Karim.

La autora recomendó que las mujeres "consulten al médico para determinar si tienen una disminución de la masa ósea de alto riesgo y considerar si deberían utilizar terapia hormonal".

FUENTE: Menopause, online 19 de julio del 2011