Archivo de Público
Martes, 30 de Agosto de 2011

Test genético del cáncer se usa en mujeres que no lo necesitan

Reuters ·30/08/2011 - 19:08h

Por Frederik Joelving

Los médicos recomiendan demasiado rápido la realización de un test muy costoso para detectar el riesgo de desarrollar cáncer de ovario, pero no lo hacen en las mujeres de alto riesgo, según concluye un estudio realizado en Estados Unidos.

Una encuesta a casi 1.900 médicos estadounidenses reveló que el 30 por ciento había derivado a servicios de consejería genética a pacientes con un nivel de riesgo promedio de desarrollar la enfermedad, aunque las guías no lo recomiendan.

En cambio, el 60 por ciento dijo que no derivaría a una mujer de alto riesgo, que es lo que las guías sí aconsejan.

"Los médicos no están haciendo su trabajo como deberían para identificar a las pacientes que necesitarían o no asesoramiento o un test", dijo el doctor Michael LeFevre, del U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF), que no participó del estudio.

El cáncer de ovario no es muy común: afecta a una de cada 71 mujeres, muchas de ellas adultas mayores, mientras que una de cada ocho desarrolla cáncer mamario. Pero dado que no existen buenos métodos de pesquisa, la enfermedad se detecta cuando ya está muy avanzada.

De todos modos, un pequeño porcentaje de mujeres porta mutaciones en los genes BRCA 1 y 2, lo que las vuelve muy propensas a desarrollar cáncer de ovario y de pecho.

Con una de cada 300 o menos mujeres portadoras de las mutaciones, hacerles un test genético a las que tienen un nivel de riesgo promedio de desarrollar la enfermedad aumenta el gasto del sistema de salud, indicó la doctora Jacqueline Miller, coautora del nuevo estudio.

"Se estaría estudiando a una gran cantidad de mujeres que no lo necesitan, con un gasto enorme de recursos y de dinero", dijo Miller, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), de Atlanta.

Y eso también podría generar falsas alarmas, lo que expondría a las mujeres a procedimientos y tratamientos innecesarios. "Para muchas mujeres, el test genera ansiedad", indicó Miller.

La encuesta, publicada en la revista Cancer, parte de tres casos imaginarios: una paciente con riesgo normal, otra con riesgo medio, y otra con alto riesgo de desarrollar cáncer de ovario.

El USPSTF, un panel federal de expertos, no recomienda utilizar rutinariamente la consejería y los test genéticos en las mujeres sin casos sospechosos de cáncer en la familia.

La encuesta sugiere que los médicos con experiencia en la evaluación del riesgo son los más propensos a cumplir las guías. Aun así, el 22 por ciento sigue derivando a las pacientes a los servicios de consejería o análisis genéticos.

El asesoramiento genético, y quizás un test, ayuda a las mujeres con alto riesgo de desarrollar cáncer a decidir cómo quieren manejar ese riesgo.

Por ejemplo, el 57 por ciento de las mujeres con mutaciones del gen BRCA 1 desarrollan cáncer mamario a los 70 años y el 40 por ciento desarrolla cáncer de ovario. Optar por la extirpación de los pechos y los ovarios, o tomar ciertos fármacos, reducirá ese nivel de riesgo, indicó Miller.

"La consejería debe incluir todas las opciones disponibles", explicó.

Para la autora, la lección más importante de los resultados es que hay que asegurarse de identificar a las mujeres con alto nivel de riesgo de desarrollar cáncer ovárico para que puedan recibir el asesoramiento adecuado.

FUENTE: Cancer, online 25 de julio del 2011