Archivo de Público
Lunes, 29 de Agosto de 2011

Ejercicio protegería a futbolistas de lesión en isquiotibiales

Reuters ·29/08/2011 - 17:49h

Por Genevra Pittman

Un equipo de Dinamarca logró que jugadores de fútbol profesionales y amateurs entrenados con una serie de ejercicios de estiramiento fueran menos propensos a quedar fuera de juego por una lesión en los músculos isquiotibiales.

Realizar esos ejercicios demanda 10 minutos y no son necesarios equipos adicionales.

La distensión de los isquiotibiales es la lesión más común de los jugadores de fútbol y "es también la que demanda más días de reposo", dijo el autor principal, doctor Per Holmich, de la Universidad de Copenhague.

La lesión ocurre cuando los jugadores hacen una carrera corta y los músculos que recorren la parte posterior de la pierna hasta la rodilla se desgarran parcialmente para evitar que ésta se estire demasiado. Esa tensión mientras el músculo se estira se llama contracción excéntrica.

El equipo de Holmich supuso que replicar ese tipo de presión en un ejercicio de fuerza prepararía mejor a los isquiotibiales para enfrentar una exigencia superior en las prácticas y el juego.

Entonces, el equipo estudió a 50 equipos de fútbol masculino profesional y amateur de Dinamarca durante un año de prácticas y partidos, y preparó a los entrenadores en el uso de una serie de ejercicios excéntricos.

Para hacer los ejercicios, los jugadores se colocan de a pares: un atleta se arrodilla y el otro le sostiene contra el piso la parte posterior de las piernas y los tobillos. Lentamente, el jugador que está arrodillado adelanta el tronco mientras sostiene el peso con los isquiotibiales hasta que llega a la posición para hacer lagartijas. Cuando llega al piso, se impulsa para volver a la posición inicial.

Los equipos realizaron estos ejercicios hasta tres veces por semana, durante el receso de 10 semanas entre temporadas, y una vez por semana durante la temporada de juego. Otros equipos continuaron con el entrenamiento habitual, sin este nuevo programa.

El estudio incluyó a 942 jugadores. A fin de año, 67 habían tenido una distensión isquiotibial: 15 habían hecho los ejercicios de fuerza y 52 habían entrenado habitualmente.

Los atletas entrenados con la nueva serie de ejercicios fueron menos propensos a sufrir nuevas lesiones en los isquiotibiales y que se les agravaran lesiones previas.

Sin embargo, no hubo diferencia en cuanto al período de reposo entre los participantes de ambos grupos. La duración promedio fue de cuatro semanas.

En American Journal of Sports Medicine, el equipo explica que, según las tasas de lesiones de isquiotibiales, 13 jugadores deberían hacer estos ejercicios para prevenir una lesión.

Ningún jugador se lesionó durante el entrenamiento, aunque sintieron dolor muscular después de las primeras sesiones.

"Esta es la prueba más o menos final necesaria para confirmar que estos ejercicios funcionan", dijo Roald Bahr, uno de los investigadores que primero propuso utilizar este tipo de entrenamiento e integrante de la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte, en Oslo.

Aunque el equipo se concentró sólo en los equipos masculinos, el autor señaló que no hay motivo para pensar que los ejercicios de fuerza no servirían para prevenir las lesiones en los equipos juveniles y femeninos.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 8 de agosto del 2011