Archivo de Público
Lunes, 29 de Agosto de 2011

ENFOQUE-Muertes de deportistas ponen el foco en la depresión

Reuters ·29/08/2011 - 12:46h

Por Steve Keating

La reciente muerte de tres deportistas norteamericanos han apartado del centro de atención los casos de dopaje para poner el foco sobre otro de los secretos más oscuros del deporte de alta competencia: la depresión.

Ha sido una pretemporada trágica para jugadores e hinchas de la liga de hockey sobre hielo de Estados Unidos y Canadá (NHL, por sus iniciales en inglés), que se vieron impactados por las muertes de los canadienses Rick Rypien, de 27 años, y Derek Boogaard, de 28.

La comunidad olímpica también se ha visto conmocionada por el suicidio del esquiador estadounidense de estilo libre Jeret "Speedy" Peterson, de 29 años, ganador de una medalla de plata en los Olímpicos de Invierno de Vancouver en 2010.

Si bien actualmente el tema más comentado en el deporte son los controles antidopaje, la depresión, una enfermedad que afecta a millones de personas, sigue siendo frecuente en esta actividad a nivel profesional, pero se le presta poca atención hasta que ocurre una tragedia.

Rypien, un delantero que acababa de firmar un contrato por un año para jugar para los Winnipeg Jets, fue hallado sin vida en su departamento durante este mes.

El juez de instrucción aún debe determinar la causa de la muerte pero Rypien lidió con la depresión durante una década, una enfermedad que amenazó varias veces con poner fin a su carrera en la NHL.

Boogaard, jugador de los New York Rangers, fue encontrado muerto en su departamento en mayo. Su muerte fue considerada un accidente causado por un cóctel letal de alcohol y calmantes.

Y Peterson, quien había admitido sufrir problemas de depresión y con el alcohol, se suicidó de un disparo mientras se hallaba en un remoto cañón en Utah.

"Pienso que perdura un significativo estigma (respecto de la depresión) en la población general, pero más aún entre los deportistas profesionales de alto rendimiento", dijo a Reuters el médico Don Malone, director del Centro de Neuromodulación Psiquiátrica de la Cleveland Clinic.

"Los deportistas no están inmunes. Pueden sufrir en silencio", añadió Malone.

Rypien y Boogaard se ganaban la vida en la implacable NHL y estaban luchando por conservar sus puestos en sus competitivos equipos.

ABUSO DE FARMACOS

Se dice que Rypien, hijo de un ex campeón de boxeo amateur, amaba su trabajo y disfrutaba enfrentar a los tipos más duros de la NHL.

Rypiem había buscado ayuda en el programa de la liga de abuso de sustancias y salud mental, implementado desde 1996 para ayudar a jugadores y sus familias a lidiar con una variedad de problemas relacionados por abuso de sustancias y depresión.

A unos 14,8 millones de estadounidenses se les diagnostica depresión cada año, de los cuales aproximadamente siete millones reciben tratamiento, según el doctor Alan Manevitz, un psiquiatra clínico del Hospital Lenox Hill de Nueva York.

Terry Bradshaw, un mariscal de campo del fútbol americano integrante del Salón de la Fama; Mónica Seles, ganadora de nueve torneos de tenis de Grand Slam, y el beisbolista Zack Greink, un lanzador ganador del premio Cy Young, han librado batallas contra la depresión.

Ron Ellis, un destacado ex jugador de hockey sobre hielo, actualmente imparte conferencias sobre la importancia del diagnóstico y el tratamiento de la depresión clínica.

"Cuando estás en la cima de tu carrera, hay una enorme presión por permanecer arriba (...) particularmente en carreras increíblemente competitivas en el deporte profesional y en el mundo del espectáculo", dijo a Reuters Jeffrey Parsons, un experto en adicciones y profesor de psicología del Hunter College de Nueva York.

"Las razones que podrían comúnmente preocupar a alguien podrían dar lugar a la depresión, el suicidio o el abuso de sustancias cuando se está tan intensamente en el centro de atención", añade Parsons.