Archivo de Público
Viernes, 26 de Agosto de 2011

El ejercicio ayuda a pacientes con cáncer pulmonar muy avanzado

Reuters ·26/08/2011 - 17:45h

Por Anne Harding

Un estudio piloto sugiere que hacer ejercicio beneficia a algunos pacientes tratados con quimioterapia por un cáncer pulmonar que no se puede operar.

El doctor Morten Quist, que dirigió el estudio, consideró que los médicos deberían recetarles ejercicio.

"Es muy importante decirles que es una forma de obtener más energía y poder hacer más actividades cotidianas. Es una gran mejoría física y mental", dijo Quist a Reuters Health.

Según publica la revista Lung Cancer, el equipo de Quist, del Hospital Universitario de Copenhague, reunió a 25 pacientes con cáncer de células no pequeñas en estadio III-IV y cuatro pacientes con cáncer pulmonar de células pequeñas avanzado.

Los autores les propusieron a los participantes realizar un programa físico de seis semanas con ejercicios de fuerza y entrenamiento cardiovascular.

Se excluyó a los pacientes con metástasis cerebral u ósea, enfermedad cardíaca sintomática en los últimos tres meses, supresión prolongada de la médula ósea, o bajo terapia anticoagulante.

Los participantes concurrieron a sesiones supervisadas de 90 minutos de actividad los martes y los jueves, seguidas de 30 minutos de ejercicios de relajación. Además, debían caminar 30 minutos y hacer media hora de ejercicios de relajación en el hogar los lunes, miércoles y viernes.

A las seis semanas, el equipo evaluó a 23 pacientes. La capacidad aeróbica promedio había aumentado de 1,48 a 1,57 L/min, mientras que la distancia recorrida en 6 minutos pasó de 525 a 564 metros. Los pacientes tenían más fuerza en los seis grupos musculares evaluados.

El bienestar emocional, según el índice de FACT-L, aumentó significativamente, aunque no en todos los puntos evaluados. La tasa de adherencia al entrenamiento supervisado fue del 73 por ciento, mientras que sólo dos pacientes (el 8,7 por ciento) realizó los ejercicios en el hogar.

"No se sentían con energía para hacerlos. En estos casos, lo mejor es el entrenamiento supervisado", explicó Quist.

Dado el mal pronóstico de los pacientes con cáncer pulmonar avanzado, el autor señaló que muchos médicos ni siquiera consideran recomendar el ejercicio.

"Pero a pesar de las bajas probabilidades de supervivencia, demostramos que queremos invertir tiempo en ellos y que no importa si están recibiendo cuidados paliativos o un tratamiento. Estar activo tiene sentido porque se puede estar mejor a pesar de un mal pronóstico. Lo mental es muy importante", añadió el investigador.

FUENTE: Lung Cancer, online 4 de agosto del 2011