Archivo de Público
Jueves, 25 de Agosto de 2011

Muchos ancianos salen del hospital sin los remedios necesarios

Reuters ·25/08/2011 - 18:22h

Por Frederik Joelving

Los adultos mayores con enfermedades crónicas a menudo reciben el alta del hospital sin las recetas para los medicamentos que estaban tomando al momento de la internación, afirma un equipo de Canadá.

En algunos casos, eso habría aumentado el riesgo de que necesitaran volver a la sala de emergencias o de que murieran durante el año siguiente, según publica Journal of the American Medical Association.

"Son personas a las que se les identificó una enfermedad y se les proporcionó un tratamiento basado en la evidencia", dijo el doctor Chaim Bell, del Hospital St. Michael, en Toronto. Pero agregó: "Después de la internación, ya no reciben esos medicamentos y eso está mal".

El equipo de Bell analizó las historias clínicas de casi 400.000 adultos mayores de Ontario para determinar con qué frecuencia abandonaban el hospital sin nuevas recetas para cinco medicamentos de uso prolongado, como estatinas para bajar el colesterol, anticoagulantes y fármacos similares, como así también inhaladores para el asma.

Luego, el equipo comparó los resultados entre los que habían o no estado internados.

En cuanto a los anticoagulantes, incluida la aspirina, el 19 por ciento de los pacientes internados no recibieron una nueva receta durante los tres meses posteriores al alta, comparado con menos del 12 por ciento de los pacientes hospitalizados entre 1997 y el 2009.

La diferencia para otros medicamentos no fue tan grande, pero se mantuvo, en especial en los pacientes internados en terapia intensiva.

El estudio no prueba que las hospitalizaciones hayan hecho que los pacientes dejaran de tomar los medicamentos. Bell comentó que el equipo trató de asegurarse de que en la mayoría de los casos la suspensión del tratamiento no fuese intencional.

El equipo halló también que en los pacientes que suspendieron el uso de las estatinas y los anticoagulantes, que se usan para tratar enfermedades cardíacas, hubo un aumento del riesgo de morir o de necesitar una consulta de emergencia durante el año siguiente.

Bell señaló que muchos adultos mayores que toman varios medicamentos no se darían cuenta de que no se les renovó alguna receta.

"Es necesario mejorar la comunicación" dentro del hospital, dijo Bell, quien aceptó que a veces es difícil conocer la lista completa de remedios que toma un paciente cuando ingresa al hospital.

"Todo apunta a la necesidad de implementar las historias clínicas electrónicas", insistió.

En un artículo editorial, los doctores Jeremy Kahn y Derek Angus, de la University of Pittsburgh, comentan que la internación puede ser una oportunidad para ajustar el tratamiento de los pacientes y ayudarlos a modificar el estilo de vida.

"De todos modos, las transiciones terapéuticas también son una amenaza, en especial para los pacientes con enfermedades crónicas y tratamientos complejos", agregan.

"Ya sea por una mala comunicación o un simple error, los pacientes pueden sufrir cambios innecesarios del tratamiento con efectos secundarios potencialmente peligrosos para la salud", finalizan Kahn y Angus.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 24 de agosto del 2011