Archivo de Público
Miércoles, 24 de Agosto de 2011

Nuevos fármacos para psoriasis no elevarían el riesgo cardíaco

Reuters ·24/08/2011 - 14:34h

Por Julie Steenhuysen

Una nueva clase de medicamentos altamente efectivos para tratar la psoriasis no pareció elevar el riesgo cardíaco, según una revisión de estudios publicados, aunque el análisis no fue lo suficientemente grande para detectar esos casos raros, dijeron expertos de Estados Unidos.

Abbott Laboratories retiró en enero sus solicitudes de aprobación en Estados Unidos y Europa para uno de los fármacos, conocido como briakinumab, debido a preocupaciones por parte de los reguladores estadounidenses.

La medicación es parte de una nueva clase de tratamientos conocidos como agentes anti-IL-12/23, que demostraron ser altamente efectivos contra la psoriasis, una enfermedad autoinmune caracterizada por una erupción cutánea bien definida.

Los pacientes con psoriasis severa corren un mayor riesgo de ataques cardíacos, y los médicos temen que los nuevos tratamientos puedan elevar ese riesgo.

La decisión de Abbott también generó preocupación sobre el medicamento ustekinumb o Stelara, de Johnson & Johnson, el primero de la clase que obtuvo aprobación comercial.

"Estamos preocupados por el aparente exceso de episodios cardiovasculares", dijo Caitriona Ryan, del Instituto de Investigación Baylor en Dallas, cuyo estudio fue publicado en Journal of the American Medical Association.

Ryan y colegas analizaron datos de 22 ensayos clínicos randomizados sobre medicamentos anti-IL-12/23 y anti-TNF para tratar la psoriasis en placas crónicas, la forma más común de la enfermedad.

Los fármacos más antiguos bloquean el TNF-alfa o factor de necrosis tumoral alfa, una proteína involucrada en la inflamación.

Los medicamentos más nuevos apuntan a dos proteínas inflamatorias distintas: la interleucina 12 (IL-12) y la interleucina 23 (IL-23).

El equipo de Ryan halló que 10 de los más de 3.179 pacientes tratados con anti-IL-12/23 padecieron problemas cardíacos importantes, como infarto, accidente cerebrovascular o muerte ligada a enfermedad cardíaca; comparado con ningún episodio cardíaco en los 1.474 pacientes tratados con placebo.

Entre las personas tratadas con medicamentos anti-TNF más antiguos, sólo uno de los 3.858 pacientes padeció un problema cardíaco importante, comparado con uno de los 1.812 tratados con placebo.

Ryan dijo a Reuters que aunque el estudio no mostró un aumento estadístico importante en los problemas cardíacos, no era lo suficientemente grande como para detectar estos episodios poco habituales.

El doctor Christopher Ritchlin, reumatólogo del Centro Médico de la University of Rochester, que observó los resultados pero no participó del estudio, dijo que el análisis no despeja sus dudas sobre la seguridad de esta clase de medicación.