Archivo de Público
Martes, 23 de Agosto de 2011

Las ondas de choque acelerarían la curación de quemaduras

Reuters ·23/08/2011 - 18:18h

Por James E. Barone

Una sola sesión de terapia con ondas de choque extracorpórea aceleró significativamente la curación de heridas por quemaduras en un ensayo clínico de Fase II.

Los pacientes con quemaduras superficiales de segundo grado y tratados con terapia con ondas de choque extracorpórea (ESWT por sus siglas en inglés) no focalizada de baja energía dentro de las 24 horas del desbridamiento lograron una curación completa tres días antes que un grupo de control tratado con los cuidados habituales.

El ensayo randomizado a doble ciego incluyó 50 pacientes: 22 recibieron la atención habitual; a 22 se les administró la atención estandarizada más una aplicación de ESWT en la zona quemada, y seis participantes no finalizaron el período de seguimiento.

El tiempo promedio hasta por lo menos el 95 por ciento de la epitelización de la herida fue de 9,6 días en el grupo tratado con la ESWT y de 12,5 días en la cohorte de control, según precisa el equipo en Annals of Surgery.

La mayoría de las quemaduras había afectado las extremidades o la cara. La sesión de ESWT consistió en 100 impulsos/cm2 a 0,1 mJ/mm2.

El autor principal, doctor Christian Ottomann, del Centro de Quemaduras Graves y Cirugía Plástica de Unfallkrankenhaus, en Berlín, dijo que un 10 por ciento de los pacientes sintió dolor durante la sesión de ESWT, pero que "no fue necesario interrumpirla en ningún caso".

El equipo de Ottomann sostiene que la terapia con ondas de choque funciona porque aumenta el flujo de sangre a los tejidos y tiene un efecto antiinflamatorio.

Pero el doctor Basil A. Pruitt, Jr., expresidente de la Asociación Estadounidense de Quemaduras y editor de Journal of Trauma durante los últimos 18 años, expresó algunas reservas sobre el estudio. Dijo a Reuters Health: "Aunque la idea es interesante, no me convence".

Según explica el equipo, los dos grupos de participantes "estaban equilibrados", salvo por la edad promedio (53 años en el grupo tratado con ESWT y 38 en el de control).

Pero Pruitt consideró que mientras algunas diferencias entre los grupos no fueron individualmente significativas, en el conjunto habrían determinado que la cohorte de control tuviera quemaduras más graves.

Además, Pruitt expresó otras preocupaciones, como el tamaño de la cohorte. Dijo que hubiera querido conocer cuántos pacientes, que habrían sido candidatos, quedaron fuera del estudio.

Y, también, que hubiera preferido evaluaciones más precisas de la profundidad de las heridas y el período de curación (los autores usaron "apreciaciones clínicas" para determinar la profundidad de las heridas, en lugar de utilizar láser Doppler; además, evaluaron la curación sin confirmación histológica).

"Es un área en la que convendría realizar investigación animal con lesiones por quemaduras estandarizadas", opinó Pruitt.

Ottomann comentó que ahora están realizando estudios con animales.

"Antes de familiarizarme con el uso de la ESWT, no creía en ese tipo de terapias. Pero después de darle una oportunidad, me convenció. Desafortunadamente, los hallazgos científicos se aplican en la medicina muy lentamente", comentó el autor.

Dos de los ocho coautores tienen o tuvieron lazos económicos con Tissue Regeneration Technologies, la empresa que fabrica el dispositivo de ESWT utilizado en el estudio, que se realizó con fondos oficiales de Estados Unidos y Alemania.

FUENTE: Annals of Surgery, online 19 de julio del 2011