Archivo de Público
Lunes, 22 de Agosto de 2011

Mecanismo natural de defensa combatiría la bacteria C. difficile

Reuters ·22/08/2011 - 13:22h

Por Julie Steenhuysen

Un mecanismo natural de defensa usado por las células del intestino para neutralizar las toxinas dañinas permitiría desarrollar nuevas formas para combatir a la bacteria Clostridium difficile, la causa más común de infecciones bacterianas adquiridas en hospitales.

Un grupo de expertos estadounidenses halló resultados alentadores al efectuar pruebas de laboratorio y con ratones sobre un compuesto experimental que imita ese mecanismo de defensa. Los investigadores planean efectuar ensayos clínicos.

La C. difficile es una infección bacteriana resistente a los antibióticos que puede provocar diarrea e inflamación en el colon, o colitis. En los casos más graves puede resultar letal.

"Este es un problema de 3.500 millones de dólares sólo en Estados Unidos y está aumentando rápidamente debido a la aparición de cepas nuevas, aun más virulentas", dijo Tor Savidge, de la University of Texas Medical Branch en Galveston, cuyo estudio fue publicado en la revista Nature Medicine.

"Entre el 1 y el 2 por ciento de los pacientes que ingresa a un hospital desarrollará esta (infección)", añadió.

Los pacientes mayores en tratamiento con antibióticos -que eliminan las bacterias naturales del intestino y permiten a invasores como la C. difficile propagarse- son especialmente vulnerables.

Savidge y colegas de la University of California en Los Angeles, la Case Western Reserve University, la Tufts University y el Commonwealth Medical College señalaron que para ingresar en las células de la cubierta del intestino, las toxinas producidas por la C. difficile necesitan descomponerse en trozos más pequeños.

La C. difficile logra esto mediante una "guillotina molecular" conocida como proteasa cisteína, que sólo se activa cuando una molécula denominada InsP6 está presente en grandes concentraciones dentro de una célula.

Una vez dentro de la célula, la toxina emite su carga, causando la muerte de la cubierta celular del intestino y generando inflamación y diarrea.

El equipo de Savidge descubrió que una vez que comienza ese proceso, el cuerpo emite químicos neutralizantes que detienen a la guillotina molecular e impiden a las toxinas descomponerse y dañar las células.

Inspirados por este mecanismo natural, los expertos desarrollaron un tratamiento que imita este proceso, frenando la guillotina y evitando que la toxina perjudique a la célula.

"Si se detiene (a las toxinas) antes de que puedan interactuar con la célula, podemos aliviar la enfermedad", explicaron los investigadores.

Ratones con C. difficile que fueron tratados con el medicamento en experimentación enfermaron menos y fueron más propensos a sobrevivir a sus infecciones que los animales que no recibieron el tratamiento.

Los pacientes que padecen estas infecciones actualmente son tratados con antibióticos, lo que aumenta el problema de la resistencia a este tipo de medicamentos.

Pero esta nueva terapia simplemente evitaría que las toxinas enfermen a las personas, permitiendo que las bacterias normales y protectoras presentes en el intestino permanezcan intactas.

"Esto podría ser una alternativa a los antibióticos", dijo Savidge, quien advirtió, no obstante, que todavía se requieren más estudios para confirmar el hallazgo.