Miércoles, 3 de Octubre de 2007

El Ciudad Real se ceba (40-25) con el flojo Zaglebie Lubin

Después de un arranque dubitativo, los de Dujshebaev sentenciaron prácticamente el partido en la antesala del descanso.

EUROPA PRESS ·03/10/2007 - 22:15h

El jugador del BM Ciudad Real, Stefansson (d), intenta un lanzamiento ante la oposición del jugador del Interferie Zaglebie Lubin polaco. EFE

El Ciudad Real cosechó su segundo triunfo en la Liga de Campeones, tras imponerse (40-25) con solvencia a los polacos del Zaglebie Lubin, que se desplomaron en la recta final del primer periodo, para ya nunca volver a estar en condiciones reales de disputarle la victoria a un cuadro español que se sobrepuso a la ausencia de Rolando Urios. Los manchegos necesitan muy poco para encarrilar un encuentro.


Son capaces de dormitar durante 25 minutos para desperezarse en la antesala del descanso y sentenciar. Así aconteció en el segundo envite de la Copa de Europa en el grupo G que midió al Ciudad Real y al Lubin polaco, que todavía arrastra los típicos males de un equipo debutante.

El conjunto dirigido por Talant Dujshebaev sufrió lo indecible en el prólogo, hasta el punto de ceder (3-5, min.5) ante los contraolpes del rival. Anulados las fuentes de ataque del Ciudad Real, no era el día de los laterales titulares -Alberto Entrerrios y Petar Melicic-, el cuadro español apretó en defensa (presionarte y 5-1) y se encomendó al serbio Arpad Sterbik bajo los palos.

La contienda se fue igualando a medida que se sucedía el intercambio de golpes. Tras el gol inicial del pivote Torsten Laen, sustituto hoy del lesionado Rolando Urios, los locales sólo se colocaron de nuevo por delante en el marcador un cuarto de hora después: 8-7 (min.15), tanto de Viran Morros.

Las exclusiones sufridas por el Lubin, claves

Las dos exclusiones polacas antes del descanso permitió escaparse al Ciudad Real, que tras dos paradas de Sterbik y dos contragolpes cerrados por Roberto García Parrondo se disparó hasta un 18-13 (min.30) más que tranquilizador.

Los manchegos, que venían en Copa de Europa de pasearse en la pista del complicado Flensburg alemán (26-34), se desataron en la segunda mitad con ventajas superiores a los diez goles: 28-16 (min.43) y 31-18 (min.47).

Los de Talan, que concedió minutos a los menos habituales, como por ejemplo el danés Christian Hjermind, se cebaron en el último tramo de partido de partido en ataque (40 goles a favor) y apareció la figura de Hombrados, sólo 12 tantos encajados en la segunda mitad, que dejan al Ciudad Real como líder del grupo G con seis puntos de otros tantos posibles.