Archivo de Público
Jueves, 18 de Agosto de 2011

La pesquisa del cáncer de vejiga no sería muy útil: guías EEUU

Reuters ·18/08/2011 - 16:32h

Por Amy Norton

No hay evidencias suficientes de la utilidad de la pesquisa rutinaria del cáncer de vejiga, según nuevas guías clínicas lanzadas en Estados Unidos.

Varios análisis de orina pueden detectar la enfermedad, que este año causará unas 15.000 muertes en el país norteamericano.

Pero esos test están reservados para las personas con síntomas y así es como debería ser, según las nuevas recomendaciones del panel de expertos U.S. Preventive Services Task Force, que asesora al Gobierno federal.

El panel asegura que aún no existen pruebas de que estudiar el cáncer de vejiga en las personas sin síntomas permita reducir la tasa de mortalidad por la enfermedad.

Además, se desconoce si los beneficios de los controles de rutina superarían los riesgos, como los "falsos positivos", que llevan a estudios invasivos innecesarios, altos costos y ansiedad.

"Es un área en la que no contamos con muchas evidencias", dijo el doctor David Grossman, integrante del panel e investigador principal del Group Health Research Institute, Seattle. "Debemos conocer mejor los beneficios y los riesgos", agregó.

Entre las dudas sobre la utilidad de la pesquisa de este cáncer está la de cuán precisos son los análisis de orina en personas sin síntomas.

Estudios disponibles sugieren que tendrían una alta tasa de resultados positivos falsos o erróneos, lo que lleva a solicitar procedimientos invasivos con posibles complicaciones, como la perforación de la vejiga, sangrado o infecciones.

También, según el panel, se desconoce si el tratamiento temprano de los tumores de vejiga detectados con la pesquisa anual salva vidas. Y eso, para Grossman, es "la pregunta clave".

Es que la pesquisa, explicó el experto, puede detectar "lesiones leves" que nunca causarían daño. Tratarlas no prolongaría la vida de la persona, pero podría causarle efectos adversos.

Por ahora, aún sin el control de rutina, la mayoría de los cánceres de vejiga están confinados al tejido que recubre las paredes de la vejiga cuando se los diagnostica.

En ese estadio, la enfermedad es altamente curable, con una supervivencia a cinco años de más del 88 por ciento, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Los tumores que llegan al músculo de la vejiga o se diseminan son los de peor pronóstico, pero, según el panel de expertos, los análisis de orina disponibles no permiten predecir cuáles serán agresivos y se diseminarán.

Dicho eso, Grossman aclaró que la pesquisa anual sigue siendo una decisión personal. Una persona con alto riesgo de desarrollar el cáncer (porque fuma y tiene antecedentes familiares, por ejemplo) debería conversar con su médico.

Con todo, agregó el experto, ese paciente debería saber las limitaciones y los riesgos de la pesquisa. Si una persona quiere reducir el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga, lo mejor que puede hacer es dejar de fumar o nunca comenzar a hacerlo.

FUENTE: Annals of Internal Medicine, 16 de agosto del 2011