Archivo de Público
Jueves, 18 de Agosto de 2011

Crece el tratamiento excesivo del cáncer de tiroides: estudio

Reuters ·18/08/2011 - 16:25h

Por Frederik Joelving

Un equipo estadounidense halló signos preocupantes de que algunos médicos empiezan a utilizar rápidamente yodo radiactivo en los pacientes con cáncer de tiroides, mientras que otros demorarían demasiado en hacerlo.

Si bien el fármaco es útil contra los tumores avanzados, se desconoce si es efectivo en otros casos.

En cambio, las desventajas son claras: la terapia le quita energía a los pacientes y aumenta el riesgo de desarrollar nuevos tumores, además de costar varios miles de dólares.

"Muchos pacientes con tumores de bajo riesgo están usando yodo. En general, esos pacientes tienen un muy buen pronóstico sin yodo radiactivo", dijo el doctor David J Sher, experto en cáncer del centro médico de la Rush University en Chicago, quien no participó de la investigación.

Según el estudio, publicado en Journal of the American Medical Association, cada año hay más de 40.000 nuevos casos de cáncer de tiroides en Estados Unidos y esa cifra estuvo creciendo lentamente.

"Se están diagnosticando cánceres muy pequeños, que son los que se están tratando en exceso", dijo Sher.

En la nueva investigación se utilizaron los datos de una base de datos nacional sobre cáncer de Estados Unidos, que incluía a casi 190.000 pacientes a los que se les extirpó la tiroides por un cáncer.

En el período 1990-2008, el porcentaje de pacientes tratados con yodo radiactivo creció del 40 al 56 por ciento. El uso del fármaco en los hospitales varió ampliamente.

Más de un tercio de los pacientes con tumores de bajo riesgo recibió yodo radiactivo, comparado con tres cuartos de los pacientes con tumores de alto riesgo.

Las guías vigentes durante el estudio recomendaban tratar con yodo la enfermedad de alto riesgo y aclaraban que se desconocían los beneficios en pacientes de bajo riesgo, lo que dejaba a criterio del médico la decisión terapéutica en esos casos.

Pero eso acaba de cambiar y ahora no se recomienda tratar los tumores de bajo riesgo.

La coautora del estudio, doctora Megan Haymart, de la University of Michigan en Ann Arbor, no pudo explicar por qué los médicos usarían radioterapia sin evidencias clínicas convincentes.

"En este momento existe la necesidad de contar con mejores estudios sobre qué pacientes se beneficiarían realmente con el tratamiento", dijo Haymart, quien aclaró que las nuevas guías dejan a muchos pacientes en una zona gris.

En tanto, un artículo editorial de la revista advierte que, a veces, confiar en las bases de datos puede conducir a errores.

Médicos y pacientes pueden tener buenos motivos para optar por el tratamiento con yodo aún cuando un tumor es de bajo riesgo y eso no necesariamente lo demostraría la información disponible en una base de datos.

Con todo, Sher dijo: "Sabemos que se está tratando en exceso a los pacientes y que hay pacientes subtratados. Ahora tenemos que encontrar la explicación".

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 17 de agosto del 2011