Miércoles, 3 de Octubre de 2007

Unas 800 personas viven en el cauce del río Guadarrama

El Ayuntamiento de Móstoles alerta de que la crecida del caudal podría arrastrar casas 

Marta Hualde ·03/10/2007 - 22:04h

Ángel Navarrete - El agua fluye próxima a las casas.

En medio de la maleza, a apenas un metro de la orilla del río Guadarrama, viven 800 personas en un poblado ilegal ubicado junto a Móstoles (Madrid). Los primeros llegaron hace 30 años y se han convertido en un auténtico pueblo sin nombre cerca de la localidad madrileña. Ayer, la lluvia provocaba pequeños ríos de barro entre las casas. El Ayuntamiento alertó del peligro que supone cuando el río crece.

Los vecinos dicen que a veces tienen miedo. Cuando oyen llover, saben que el río puede arrastrar sus casas. Entonces, tienen que subir al cerro para ponerse a salvo. Cuando la tormenta amaina, vuelven para limpiar sus viviendas y muebles embarrados.

A pesar de ello, los que tienen mejores casas no quieren irse: "¡Yo no me marcho de aquí!", afirma Carmen, que regenta un pequeño bar con techo de chapa. La Comunidad de Madrid arregló su local cuando acondicionó el cauce del arroyo del Soto en la desembocadura del Guadarrama, donde está el asentamiento.

Pero hay otros afectados que temen que sus casas se derrumben si el río se desborda, como Modesta Mangas, de 28 años, cuya infravivienda, pegada al cauce del río, tiene constantes humedades en las paredes.
"He pasado la noche en vela por la lluvia", cuenta, pidiendo que le den otra vivienda. "El terreno se lo compré a un gitano y la casa la hizo un albañil", asegura.

Para el Ayuntamiento de Móstoles, la situación es "peligrosa", como alertó ayer el alcalde, Esteban Parro (PP). Pidió a la Confederación Hidrográfica del Tajo y al Ministerio del Interior la "erradicación de este asentamiento ilegal" porque es "su competencia". Estas "infraviviendas" están en la zona de servidumbre de uso público (cinco metros de la ribera) o de policía del cauce (100 metros desde la ribera), según un informe del Consistorio, remitido hace seis meses a la Administración central y que de momento no ha tenido respuesta. D

Malas condiciones

Hacinamiento en las casas

El 25 % de los vecinos viven hacinados ; el 57,5 % padecen humedades y el 25,4 % no tienen la cocina aislada.

Niños sin escolarizar

Únicamente están censadas 306 personas y de los más de 80 niños hasta 14 años, sólo 45 están escolarizados.

Aguas residuales

El 58 % de aguas residuales van a fosas sépticas y el 15 %, al río.