Archivo de Público
Domingo, 20 de Enero de 2008

La CMT cambiará el modelo de las telecomunicaciones

Obligará a las operadoras que quieran ofrecer servicios a tender su propia red, pero Telefónica deberá abrir sus canalizaciones a sus competidores

ANA TUDELA ·20/01/2008 - 20:32h

En España han existido Jazztel, Orange o Ya.com porque estas compañías alquilan la red histórica de telefonía a Telefónica e implantan sobre ella sus equipos. No ha sido un proceso fácil. No hace ni diez días que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) volvía a multar a Telefónica por los retrasos no justificados en el traspaso de líneas. Pero ahora empezaba a ser un mecanismo fluido gracias a que seis de cada diez conexiones están equipadas para ser contratadas a un operador alternativo. 

Y precisamente ahora, y aunque ha dado de sí mucho más de lo que se imaginaba gracias a tecnologías como el ADSL, dicen que la red de cobre se queda corta, que hay que apresurarse en la construcción de un nuevo tendido que permita velocidades de hasta 100 Megas por segundo (en los privilegiados casos en los que la fibra llegue hasta casa) para no perder el tren mundial de la sociedad de la información.

Un cambio necesario

La CMT cree que para ello hace falta un cambio en el modelo. Que Telefónica no debe estar obligada a alquilar la nueva red de fibra a sus competidores, tal y como ha pedido el antiguo monopolio bajo amenaza de no invertir todo lo que es capaz. Un modelo en el que además el cobre está condenado a muerte. Conclusión: el que quiera seguir en esto, que empiece a tender su propia red, porque para lograr una “competencia sostenible”, hay que promover “la autonomía de los operadores presentes en el mercado”.

La CMT es consciente de que este cambio “pudiera llevar aparejado un riesgo de expulsión del mercado de una parte significativa de los competidores existentes”. Por eso no va a ser brusco, van a mantener la vieja red con vida durante un tiempo e incluso obligar a Telefónica de forma transitoria a permitir a su competencia la reventa de servicios sobre las nuevas redes. Pero no se regulará el precio de éstas, como ocurre con la red que creció arropada en el estatus de monopolio, ni se obligará a orientar a costes las tarifas.

Ex monopolios con posibles

La CMT considera que “los principales competidores alternativos” son a su vez antiguos monopolios “en sus mercados de origen”, lo que les permite “procesos inversores comparables”. Esta idea, sin embargo, no es aplicable a firmas españolas como Jazztel.

El regulador explica todas estas líneas de actuación en un informe que, aunque no es vinculante (debe recibir el visto bueno de Bruselas y la regulación no llegará hasa final de año), sí quiere ser un aviso a navegantes para que las compañías sepan el más que probable futuro que les espera y empiecen a diseñar su nueva estrategia.

Rendidos a la brecha digital

La España con dos velocidades de acceso a Internet ha existido, existe y, por lo que se desprende del informe elaborado por la Comisión del Mercado de Telecomunicadiones, existirá en el futuro.

El regulador es consciente de que las compañías no van a hacer un despliegue masivo de líneas. Ni siquiera Telefónica se plantea replicar con fibra la ubicua red de cobre. Actualmente, el 40% de los 18 millones de líneas de la red de Telefónica, no tienen interés para ningún operador alternativo. Según la CMT, suele coincidir que las zonas más rentables son aquellas donde hay demanda.

Telefónica ha pedido que se le libere de sus obligaciones como dominante allí donde tenga competencia en nuevas redes, es decir, básicamente donde esté presente Ono u otro operador de cable. El subtexto de esta petición dice que Telefónica quiere concentrar su poderío inversor allí donde haya una compañía que le plante cara.¿Quién se preocupará del resto de zonas? Según el regulador, habrá que plantearse que sea el dinero público el que se preocupe de ellas. Y en cualquier caso, a la vieja red de cobre aún se le da una esperanza de vida de más de una década en esas zonas.

La CMT reconoce que hay que analizar con una óptica territorial el estado de la competencia. Podrían llegar a definirse, dice, centenares de regiones con regulaciones diferentes.

 

Los efectos de una decisión que debe aprobar Bruselas


No más zanjas. Telefónica puede tener que abrir sus canalizaciones

Que cada compañía tenga su red no equivale a que las ciudades se conviertan en quesos de Gruyére, como ocurrió con la llegada del cable. La CMT podría obligar a Telefónica a abrir a otras empresas sus canalizaciones para que tiendan fibra al lado de la suya.

Los aventajados. Ono, Euskaltel, Telecable (Asturias) y R (Galicia)

Una compañía mira a las demás consciente de su ventaja: Ono. Es el único operador de cable que cuenta con una infraestructura independiente de la de Telefónica. Lo mismo ocurre a nivel regional con Euskaltel, Telecable y R.

Los perjudicados. El resto, rezagados y con problemas

El resto de operadores empieza ya a tener problemas con los cambios que Telefónica ha empezado a realizar en la red. Existen ya 350.000 líneas sin acceso.