Archivo de Público
Lunes, 15 de Agosto de 2011

La calidad del semen de los chinos disminuye a partir de los 35

Reuters ·15/08/2011 - 17:48h

Por Kerry Grens

Un estudio sobre los cambios que la edad produce en el semen de los chinos demuestra que la salud de los espermatozoides empieza a disminuir desde los 30 años y lo hace significativamente a partir de los 35.

El equipo del doctor Qian-Xi Zhu, del Instituto de Investigación en Paternidad Planificada de Shanghái, analizó sólo los cambios físicos y funcionales del esperma, y halló un deterioro significativo de ambos. La cantidad y el volumen de espermatozoides se mantuvieron más constantes con la edad.

Alrededor de 1.000 hombres de entre 20 y 60 años donaron semen para analizar cuántos espermatozoides producían, qué cantidad tenían, cómo se movían y si eran normales.

Comparados con los hombres de 20 a 29 años, los de 35 tenían menos espermatozoides que podían impulsarse solos, algo importante para la fertilización. Esa caída sutil de la "motilidad" había empezado a los 30 y avanzaba un 1 por ciento anual.

"La motilidad cambia con la edad y se traduciría en la posibilidad de que, como grupo, a los hombres mayores les cueste fecundar", dijo Andrew Wyrobek, experto del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en California, que no participó del estudio.

El porcentaje de espermatozoides vivos de cada muestra también fue menor en los hombres más grandes. En el grupo de 20 a 29 años, por ejemplo, el 73 por ciento de los espermatozoides estaban vivos; en los varones de 50 a 60 años, el 65 por ciento estaba vivo.

A partir de los 30, la cantidad de los espermatozoides con apariencia normal comenzó a disminuir. Comparado con el grupo de 20 a 29 años, los de 50 tenían un 16 por ciento menos esperma normal.

Para Wyrobek, los resultados coinciden con su evaluación de estos cambios en hombres de California. "Los espermatozoides totales producidos y la cantidad por volumen no cambian demasiado. La variación más importante ocurre en los parámetros fisiológicos", expresó.

Wyrobek aclaró que esto prueba la gran variabilidad de la salud de los espermatozoides y que la edad no necesariamente significa que un hombre tendrá problemas para concebir.

Los autores del estudio, publicado en Fertility and Sterility, escribieron que los resultados servirán como punto de partida para próximas investigaciones en China.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 22 de julio del 2011