Archivo de Público
Viernes, 12 de Agosto de 2011

Pediatras de EEUU aconsejan a atletas jóvenes cuidarse del calor

Reuters ·12/08/2011 - 17:12h

Por Genevra Pittman

Durante el verano, los atletas jóvenes tienen que beber mucha agua y descansar entre sesiones cuando juegan en más de una oportunidad en un día, recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Una comisión de la AAP elaboró una nueva declaración, en la que establece que los niños no tendrían un riesgo naturalmente más alto que los adultos de sufrir enfermedades asociadas con el calor y la humedad durante la actividad física.

Pero aclara que eso no quiere decir que los entrenadores y los atletas no tomen precauciones adicionales durante las prácticas en condiciones extremas.

Eso incluye asegurarse de que los niños y los adolescentes se adapten gradualmente al ejercicio con el calor durante la pretemporada, disponer más intervalos para beber agua y jugar con menor intensidad los días de mucho calor y humedad.

"Es sentido común", dijo el doctor Thomas Rowland, cardiólogo pediátrico de Baystate Health, en Springfield, Massachusetts, y que no participó del estudio. Cuando no se cumplen las reglas más simples, señaló, todo puede salir mal.

En la última década, anualmente murieron en promedio tres jugadores de fútbol (niños y adultos) por causas asociadas con el calor. En las dos últimas semanas, por lo menos tres jugadores de colegios secundarios (dos de Georgia y uno de Carolina del Sur) murieron después de desmayarse durante las prácticas.

"Solos, los niños (...) salen del sol si comienzan a sentir signos de un golpe de calor", dijo el doctor Stephen Rice, del centro médico de la Jersey Shore University y coautor de la declaración. El problema, indicó, "está principalmente en los adultos que dirigen las prácticas y los hacen trabajar intensamente durante períodos prolongados".

Rice y sus colegas destacaron la enorme importancia de la hidratación los días de calor: los preadolescentes deberían beber entre 0,5 y un vaso de líquidos cada 20 minutos mientras hacen ejercicio y los adolescentes, hasta seis tazas por hora.

Los expertos señalaron que el agua es perfecta para la rehidratación, aunque las bebidas con un poco de sal y azúcar también son adecuadas cuando el ejercicio es intenso y prolongado. Para lograrlo, Rowland recomendó dejar que los niños consuman la bebida que prefieran (agua o bebidas deportivas).

Aquellos que están enfermos o lo estuvieron recientemente, deberían evitar hacer ejercicio con el calor porque todavía podrían estar deshidratados, sobre todo si tuvieron una infección digestiva.

La comisión aconsejó que los entrenadores y los organizadores de los torneos se aseguren de que los atletas tengan por lo menos dos horas de descanso entre los partidos los días de calor para poder rehidratarse.

Los equipos también deben contar con un plan de emergencia si un atleta empieza a tener signos de agotamiento por el calor o un golpe de calor, finalizó Rice.

FUENTE: Pediatrics, online 8 de agosto del 2011