Archivo de Público
Jueves, 11 de Agosto de 2011

Afroamericanos jóvenes en diálisis obtienen peores resultados

Reuters ·11/08/2011 - 18:03h

Por Will Boggs

Los afroamericanos menores de 50 años que reciben diálisis sobreviven menos que sus pares blancos, según un estudio publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA).

"De algún modo, esto nos sorprendió: muchos estudios previos habían hallado que a los afroamericanos les iba mejor, aunque nunca se había estratificado por edades", indicó la doctora Dorry L. Segev, de los Institutos Médicos de Johns Hopkins, en Maryland.

"De modo que las diferencias en esos estudios se explican por la mayoría de la población estudiada, los adultos mayores. Dividir por edades identificó esta desventaja de los afroamericanos jóvenes", indicó

La experta agregó que esto "tampoco fue novedoso. A muchos pacientes jóvenes los derivan a nuestro centro para un trasplante y empíricamente nos parecía que los afroamericanos estaban en peor condición que los candidatos blancos".

El equipo de Segev analizó la mortalidad de los pacientes en diálisis estratificados por etnia y teniendo en cuenta la edad como un modificador del efecto y el trasplante renal como su factor de riesgo.

En total, reunió información de más de 1,3 millones de pacientes en diálisis registrados en el Sistema de Información Renal de Estados Unidos. Más de dos tercios eran afroamericanos; más de tres cuartos de los blancos tenía alrededor de 50 años.

Tras considerar las diferencias demográficas, las comorbilidades y la cantidad de trasplantes, los afroamericanos tuvieron un 16 por ciento menos riesgo de morir que los blancos. Pero en los análisis estratificados por edad, el riesgo de morir fue significativamente más alto en los afroamericanos que en los blancos de 50 años o menos.

En el grupo de entre 18 y 30 años, el 27,6 por ciento de los afroamericanos y el 14,2 por ciento de los blancos murieron como receptor de diálisis.

Entre los 31 y los 40 años, los resultados fueron similares: el 37,4 por ciento de los afroamericanos y el 26,8 por ciento de los blancos murieron antes de necesitar el trasplante.

En esos grupos etarios, los blancos fueron significativamente más propensos que los negros a recibir un trasplante.

"Mientras que esto surge parcialmente de las disparidades en el acceso al trasplante una vez en la lista de espera, la gran parte de esa diferencia se debe a las bajas tasas de derivación (a nivel médico) o el bajo nivel de insistencia de los pacientes", dijo Segev.

"Además, las bajas tasas de donantes vivos son especialmente evidentes en los pacientes más jóvenes. Hay que resolver estos problemas: el trasplante proporcionaría un claro beneficio para la supervivencia en muchas personas que no tienen acceso a la intervención", añadió.

El equipo analizó factores que favorecen estas diferencias. Los análisis de subgrupos de entre 18 y 30 años revelaron que los afroamericanos eran menos propensos a tener un seguro de salud privado, tendían a ser beneficiarios de Medicaid o a no tener cobertura, eran más propensos a tener hipertensión como causa primaria de insuficiencia renal y menos propensos a recibir eritropoyetina que los pacientes blancos.

"La conclusión más importante es que los resultados en los afroamericanos jóvenes son peores que en los blancos", indicó Segev.

"Esto influye en el asesoramiento, la derivación al trasplante y la toma de decisión clínica (...) Esta disparidad actuaría como una interacción entre la biología de la enfermedad, los factores socioeconómicos y el acceso a la salud. Existirían varios mecanismos de acción y los incluiremos en próximas investigaciones", finalizó.

FUENTE: JAMA, 10 de agosto del 2011