Archivo de Público
Jueves, 11 de Agosto de 2011

Asocian análisis de sangre con anemia en pacientes con infarto

Reuters ·11/08/2011 - 17:46h

Por Frederik Joelving

Extraer sangre para realizar análisis de laboratorio podría debilitar más la salud de algunos pacientes, según una nueva investigación.

Estudios previos habían demostrado que la mitad de las personas con un infarto que llegan al hospital con niveles normales de glóbulos rojos regresan a casa con una anemia -deficiencia de las células que transportan el oxígeno- lo suficientemente grave como para dar síntomas.

"Los participantes que desarrollaron anemia moderada tenían más síntomas, como fatiga y disnea, y tuvieron mayor mortalidad después de abandonar el hospital", dijo el doctor Mikhail Kosiborod, del Instituto Saint Luke's en Kansas, Missouri.

"Esto no prueba que la anemia cause una complicación, pero sí que es un factor de riesgo", agregó.

El equipo de Kosiborod estudió más de 17.000 pacientes con infarto atendidos en 57 hospitales de Estados Unidos con determinaciones sanguíneas normales. Uno de cada cinco pacientes desarrolló anemia moderada a grave en el hospital.

A esos pacientes se les habían extraído en total 174 ml de sangre, comparado con apenas 84 ml en los que no desarrollaron anemia.

"Las extracciones de sangre son muy importantes en el hospital, pero nunca pensamos que podrían causar un problema. Ahora que lo sabemos, los médicos deberían considerar con cuidado si un paciente necesita el análisis de sangre", dijo Kosiborod.

El estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, no determinó si los análisis de sangre eran o no necesarios. Pero algunos expertos aseguran que se usan excesivamente. Kosiborod coincidió en que eso, según los resultados, parecería dañar a los pacientes.

Por cada 50 ml de sangre extraída, el riesgo de anemia crecía un 18 por ciento. Y el equipo registró una gran variación entre los hospitales, lo que revela mucha discrecionalidad.

"Los pacientes deben saber que se les extraerá sangre en el hospital, pero pueden consultarle al médico si tantos análisis son necesarios", dijo el autor.

El equipo está estudiando si reducir el tamaño de los tubos para las muestras de sangre o mantener muestras para reutilizar reduciría el riesgo de desarrollar anemia. "Esos tubos son la medida adecuada para la mayoría de los análisis que hacemos en el hospital", finalizó el autor.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 8 de agosto del 2011