Archivo de Público
Miércoles, 10 de Agosto de 2011

Toxina botulínica sería útil en hiperplasia prostática benigna

Reuters ·10/08/2011 - 17:05h

La toxina botulínica A es efectiva en el tratamiento de los síntomas del tracto urinario inferior en los hombres con hiperplasia prostática benigna (HPB), informaron expertos.

La semana pasada, ejecutivos de Allergan, que comercializa la toxina como Botox, dijeron a Reuters que esperan que los reguladores estadounidenses aprueben este año el uso de Botox en la vejiga hiperactiva generada por la esclerosis múltiple y lesiones en la médula espinal.

Finalmente, Allergan espera obtener autorización para comercializar su fármaco en personas con "nicturia", o necesidad urgente de orinar que hace que la persona se levante para hacerlo durante la noche.

Para el presente estudio, el equipo del doctor Reginald Bruskewitz, de la University of Wisconsin en Madison, dividió al azar a 134 hombres para que reciban inyección prostática transrectal de 100 o 300 unidades.

El resultado se evaluó a los tres meses en 131 hombres y a los 12 meses en 108. Algunos abandonaron la investigación, pero otros fueron excluidos porque recibieron otros tratamientos durante el período de seguimiento.

En el grupo que recibió menor dosis, el índice de síntoma de la Asociación Urológica Estadounidense era de 18,8 al inicio, 11,7 a los tres meses y de 11,9 a los 12 meses.

El grupo tratado con la dosis mayor presentó un índice medio de 19,5 al inicio, 10,6 a los tres meses y de 12,4 al año, según el informe publicado en Journal of Urology.

El flujo urinario máximo promedio en el grupo de baja dosis al inicio del estudio era de 10 mL/seg, 12,5 mL/seg a los tres meses y de 12,2 mL/seg al año. En la cohorte que recibió la dosis más alta, las cifras fueron, respectivamente, de 9,6; 12,2 y 11,9 mL/seg.

Siete pacientes del grupo de baja dosis (el 10 por ciento) y cinco del de alta dosis (el 8 por ciento) desarrollaron efectos adversos graves. Los autores consideraron que sólo tres complicaciones se relacionaban con la inyección.

Aunque ambas dosis mostraron eficacia y seguridad terapéutica, los investigadores advirtieron que "hay un efecto placebo sustancial en el tratamiento médico de la HPB, que podría verse exagerado por la terapia inyectable".

Por ello, el equipo instó a realizar "un ensayo clínico randomizado con dosis de 100 o 300 unidades comparadas con placebo".

Los investigadores informaron conflictos de interés con Allergan y otras compañías.

FUENTE: Journal of Urology, online 24 de julio 2011