Archivo de Público
Martes, 9 de Agosto de 2011

Las viandas escolares no se mantienen bien refrigeradas: estudio

Reuters ·09/08/2011 - 18:05h

Por Frederik Joelving

Es probable que el almuerzo preparado que los niños llevan como "vianda" a la escuela no tenga la temperatura segura en el momento de ser consumido, indicó un estudio realizado en Estados Unidos.

Al analizar más de 700 viandas de niños de preescolar de Texas, el equipo de investigadores halló que menos del 2 por ciento de la carne, las verduras y los productos lácteos se encontraban en el rango de temperatura considerado seguro.

"Fue un impacto descubrir que más del 90 por ciento de los alimentos perecederos de esos almuerzos se conservaba a temperaturas no seguras", dijo Fawaz Almansour, estudiante de doctorado de la University of Texas en Austin.

Su estudio, publicado en la revista Pediatrics, es el primero que controla el estado de la comida que los niños llevan a la escuela 1,5 horas antes de la hora del almuerzo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), los alimentos perecederos conservados a entre 4 y 60 grados centígrados durante más de dos horas dejan de ser seguros para el consumo.

Aunque el 45 por ciento de los almuerzos analizados incluían un paquete de hielo y el 12 por ciento se mantenía en heladeras, casi todos los productos perecederos estaban en zona de riesgo.

Eso quiere decir que las bacterias que causan infecciones, como la E. coli y la salmonela, pueden multiplicarse rápido en los sándwiches que los niños comen, explicó Almansour.

Para los CDC, uno de cada seis estadounidenses adquiere una infección alimentaria anualmente, pero se desconoce cuántos casos se deben a las viandas de "almuerzos preparados".

"Este estudio sirve más que nada para abrirnos los ojos. Demuestra que existe un problema", indicó el autor.

Su recomendación es envolver la vianda con muchos paquetes de hielo y que los niños la saquen del contenedor en la escuela para guardarla en la heladera.

FUENTE: Pediatrics, online 8 de agosto del 2011