Archivo de Público
Lunes, 8 de Agosto de 2011

Mayoría de niños de hogares donde se producen drogas son sanos

Reuters ·08/08/2011 - 16:27h

Por Allison Bond

La mayoría de los niños criados en hogares donde se producen drogas ilegales tendría buen estado de salud, según un estudio realizado en Canadá.

No obstante, un tercio de 75 niños estudiados había probado por lo menos una droga, publica Journal of Pediatrics.

Los niños tenían entre 2 meses y 15 años, y vivían en casas donde se producían drogas como marihuana, cocaína o metanfetamina.

A pesar del entorno, la gran mayoría tenía buena salud: tasas más bajas de eccema, asma y problemas del aprendizaje que la población infantil canadiense y apenas un 4 por ciento tenía sobrepeso, a diferencia del 17 por ciento de una comunidad más grande.

Los niños que iban a la escuela estaban en los grados indicados para la edad, un indicador importante de bienestar infantil, según el equipo del pediatra Gideon Koren, del Hospital para Niños Enfermos de Toronto.

A todos se los retiró de los hogares cuando la policía descubrió las condiciones en las que vivían. Desde el 2006, se los lleva al Hospital para Niños Enfermos para una evaluación general.

Ninguno de los cuatro niños de hogares productores de cocaína tenía signos de haber consumido la droga, pero sí los cuatro que vivían en hogares productores de metanfetamina.

"Claramente, ningún niño debería crecer en ese ambiente", dijo Koren, aunque señaló que la ansiedad de los niños cuando se los separa de sus padres es devastadora. Por lo tanto, la decisión no debería tomarse a la ligera.

Lo mejor para estos niños depende de varios factores, indicó Koren, sobre todo de la capacidad de los padres de cuidarlos.

"Hay muchos factores que deben evaluarse; específicamente, el nivel de discapacidad del cuidador", opinó la doctora Maida Galvez, pediatra del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York que no participó del estudio. "El mayor riesgo para un niño es el olvido", agregó.

Las familias del estudio nunca habían llamado la atención de las agencias de protección infantil, lo que sugiere que los niños no eran maltratados.

Aun así, el estudio es pequeño y el entorno varía significativamente según la droga producida. Por eso muchos expertos consideraron que el estudio es exploratorio y no concluyente.

"Señala que no deberíamos poner a todos los niños y las drogas en una misma canasta", resumió la doctora Penny Grant, pediatra de la Alianza Nacional de Niños en Peligro por las Drogas y del Hospital Montefiore, en Bronx.

El enfoque para abordar a estos niños varía según la droga y cuán riesgosa es para ellos. Un laboratorio de metanfetamina tendría muchos más riesgos inmediatos que las plantas de marihuana, por ejemplo, porque las sustancias químicas utilizadas pueden incendiarse y explotar.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 22 de julio del 2011