Archivo de Público
Lunes, 8 de Agosto de 2011

Fórmula para prematuros tiene beneficios más allá de internación

Reuters ·08/08/2011 - 16:04h

Por Megan Brooks

Un nuevo estudio sugiere que dar a los bebés con muy bajo peso al nacer fórmula para prematuros durante al menos seis meses, en lugar de dejar de hacerlo cuando reciben el alta del hospital, ayudaría a mejorar su perfil metabólico.

"Creemos que nuestros resultandos brindan importante respaldo al concepto de que las prácticas de alimentación en el período perinatal tienen consecuencias importantes y a largo plazo sobre la salud", concluye el equipo de investigadores en Journal of Pediatrics.

Los expertos indican que sus hallazgos también suman evidencia de que dar fórmulas enriquecidas con nutrientes después del alta hospitalaria genera un crecimiento temprano rápido sin aumento de la adiposidad central.

Los bebés prematuros de muy bajo peso al nacer que sobreviven son propensos a desarrollar morbilidades crónicas, como obesidad y resistencia a la insulina, señalaron la doctora Veronica Mericq, de la Universidad de Chile en Santiago, y colegas en su artículo.

El objetivo de la nutrición temprana es reducir la incidencia de las restricciones al crecimiento mientras se limitan las consecuencias no deseadas para la salud que implica el crecimiento rápido en el largo plazo.

"Evitar el efecto adverso del crecimiento temprano rápido sobre la composición corporal en los niños de muy bajo peso al nacer es una meta importante cuando se diseñan los regímenes alimenticios", indican los investigadores.

El equipo analizó si el uso prolongado de fórmulas enriquecidas con nutrientes puede mejorar la tendencia hacia una composición corporal alterada (por ejemplo con mayor adiposidad) y aumentar los niveles de insulina en ayunas.

Los investigadores analizaron a 185 bebés prematuros con una edad gestacional de menos de 32 semanas o que pesaban menos de 1.500 gramos. Noventa y cinco fueron alimentados con fórmula para prematuros por al menos seis meses y 87 sólo durante su estadía en la unidad neonatal de cuidados intensivos.

Todas las fórmulas para prematuros brindaban más lípidos esenciales, calorías totales, proteínas, minerales y micronutrientes que la fórmula para niños nacidos a término.

Al comienzo, los bebés de ambos grupos fueron comparados según peso al nacer, longitud de nacimiento, circunferencia de cabeza, edad gestacional, sexo, porcentaje con peso de nacimiento menor a 1 kilogramo y porcentaje de nacimiento pequeño para la edad gestacional.

Pero a los 24 meses, los bebés alimentados con fórmula para prematuros por hasta seis meses luego del alta presentaban una masa grasa total menor comparado con los bebés que recibieron sólo la fórmula especial en el hospital (un 19,3 frente a un 21,7 por ciento). También tenían menos grasa troncal a los 12 meses y a los 24 meses.

"Lo que es interesante es que estos cambios no se vieron acompañados por cambios en la densidad mineral ósea, el contenido mineral óseo o la masa corporal magra", indicó el equipo. No hubo diferencias entre los grupos en estos parámetros a los 12 o 24 meses.

El grupo alimentado con fórmula para prematuros luego del alta también registró menores niveles de insulina en ayuno a los 12 y a los 24 meses, lo que respalda la observación de reducción de la grasa corporal en esos bebés.

"Los resultados de este estudio son únicos para nuestro conocimiento a la hora de evaluar el impacto de una intervención nutricional con uso prolongado de fórmulas para prematuros y los efectos significativos sobre la composición corporal y la insulina en ayunas, que tendrían importantes consecuencias en los riesgos (de salud) a largo plazo", dijo Mericq a Reuters Health.

No obstante, la autora indicó que es necesario un seguimiento de estos niños a largo plazo para confirmar si estas diferencias en la dieta durante el primer año de vida finalmente impactarán positivamente en la composición corporal y la insulina en ayunas, sucedáneo de la sensibilidad a esa hormona.

FUENTE: Journal of Pediatrics, online 25 de julio del 2011