Sábado, 19 de Enero de 2008

Sarkozy quiere revisar el sistema de cuotas europeas de pesca

EFE ·19/01/2008 - 14:32h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy (c), se dirige al gremio de pescadores durante su visita al puerto de Boulogne-sur-Mer, en el norte de Francia, hoy.

(actualiza con las precisiones del ministro de Pesca)

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, abogó hoy por una completa revisión y flexibilización del sistema de cuotas europeas de pesca y prometió lanzar un diálogo "muy fuerte y en profundidad" al respecto con la Comisión Europea.

Sarkozy, cuyo país presidirá la Unión Europea (UE) en el segundo semestre, se reunió hoy con pescadores en el puerto de Boulogne-sur-Mer (norte de Francia).

"Hay que salir de este asunto de cuotas (...) tenemos una oportunidad" de hacerlo con "la presidencia francesa de la UE del 1 de julio al 31 de diciembre", subrayó el jefe de Estado conservador.

Argumentó que "hay que dejar de tener por un lado a los científicos y, por el otro, a los pescadores, porque los primeros interesados en salvar el recurso son los pescadores".

Señaló que a partir del momento en que ha vuelto el recurso, "es necesario tener una respuesta mucho más flexible sobre las cuotas", sean cuales sean las especies y los lugares de pesca.

Precisó que quería lanzar el diálogo al respecto con la Comisión Europea de aquí a fin de mes.

El ministro de Agricultura y Pesca, Michel Barnier, que le acompañaba en el encuentro con los pescadores, precisó esta noche en la televisión "France 2" que Francia quiere una completa revisión del sistema actual de cuotas europeas.

"No se trata de suprimir las cuotas", pero hay que revisar su gestión para que sea "a la vez equitativa y un poco más duradera" y poder dar "un poco de perspectiva" al sector, explicó Barnier.

El ministro señaló que, el mes pasado, tras las negociaciones en Bruselas para fijar las cuotas de pesca de este año, que "este sistema era arcaico" y que Francia propondría "revisarlo".

Sarkozy aprovechó la visita a Boulogne-sur-Mer para explicar y defender el plan de ayuda al sector, por valor de 310 millones de euros sobre tres años, que Barnier presentó el pasado miércoles para la modernización de la flota y ayudar a los pescadores a afrontar el encarecimiento del carburante.

La mayor parte de la financiación del plan procederá de la tasa del 2 por ciento sobre la venta de pescado en las grandes superficies comerciales, una tasa específica que el Parlamento votó el mes pasado.