Sábado, 19 de Enero de 2008

La sospecha vuelve al corazón de Barcelona

Los paquistaníes temen que su imagen se deteriore

MANEL BUGEDA ·19/01/2008 - 22:49h

El céntrico barrio del Raval despertó ayer por la mañana con aparente normalidad. Pero a medida que iban pasando las horas, la noticia corría entre vecinos y tenderos, muchos de ellos de origen extranjero, que comentaban la jugada a pie de calle. La operación policial no dejó apenas rastro. Sólo testimonios anónimos que certificaban la irrupción de la Guardia Civil en diversos pisos y locales durante la noche.

Según algunos de los vecinos un grupo de agentes habría entrado a media noche en la mezquita de la calle Massanet, en el barrio de Santa Caterina. Sobre la una, los registros habrían seguido en el barrio del Raval. En el número 91 de la calle Hospital, donde también hay una mezquita,  y en la calle de la Cera, en los bajos de un viejo bloque de pisos ocupado en su mayoría por personas de origen paquistaní. Ya a primera hora de la madrugada, se habría hecho un último registro, ahora en la calle Riereta.

Musulmanes sorprendidos

Durante el mediodía, la mezquita de la calle Hospital recibía la llegada de unos cuantos fieles que, como cada día, se reunían para orar. Sorprendidos por la presencia de la prensa algunos aseguraban no saber nada de las detenciones. Uno ellos comentaba que la mezquita está abierta a todos los que quieran entrar a rezar y que en ella acuden musulmanes de distintas procedencias.

El propietario de una tienda cercana, también paquistaní, temía que la imagen del colectivo quedara perjudicada por las detenciones. El presidente de la Asociación de Trabajadores Paquistaníes,  Javed Ilyas, lamentó la presteza con la que se han hecho “grandes afirmaciones”, antes de ver los resultados de la investigación.

Ilyas explicó que según le contaron personas cercanas a los detenidos, se trataría en su mayoría de trabajadores de la construcción y la hostelería, afincados en Barcelona hace años. Ilyas reafirmó el “rechazo” de su comunidad a toda violencia y pidió paciencia hasta que se pronuncie la justicia. En este sentido, recordó que en 2004 ya hubo otra redada sobre un supuesto grupo islamista radical paquistaní en el Raval, que se saldó con once detenidos, de los cuales “diez ya están en la calle por falta de pruebas”.

El conseller de Interior, Joan Saura, expresó su convencimiento de que Catalunya no es “un nido de terroristas islamistas”.