Sábado, 19 de Enero de 2008

La Asociación de Víctimas, "sorprendida y dolida", recurrirá el archivo de la causa

EFE ·19/01/2008 - 14:37h

EFE - Familiares de cinco de los dieciocho fallecidos por inhalación de gas en un albergue municipal de Todolella (Castellón) durante el homenaje que les ofrecieron, en el primer aniversario de este suceso.

La Asociación de Víctimas de La Todolella se ha manifestado hoy "muy sorprendida y dolida" por el archivo de la causa penal contra el alcalde y los explotadores del albergue en el que murieron 18 personas por inhalación de gas, y ha anunciado que recurrirá "tantas veces como sea necesario".

Según ha explicado a EFE la portavoz de la asociación y madre de una de las víctimas, Carmen Merchante, se han sentido "muy sorprendidos, especialmente por el rechazo" del juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Vinarós a imputar al alcalde del municipio, Alfredo Querol.

Merchante ha incidido en que los familiares de las víctimas tienen varias grabaciones en las que, en días posteriores al suceso, el alcalde declaraba en medios de comunicación que no debió autorizar la fiesta de cumpleaños que se celebró el 6 de febrero de 2005 y que derivó en la tragedia.

Asimismo, ha destacado que los fallecidos cuyas familias están representadas en la asociación tenían "un total desconocimiento" sobre las estufas que se habían colocado en el albergue municipal, y se ha referido al caso de su hija Patricia, que vivía en Valencia y participó de forma casual en la fiesta.

También ha recordado que en el albergue se sirvieron cenas, los asistentes pagaron por estar allí e incluso "había un contrato suscrito con el grupo musical que actuó".

Por otra parte, ha señalado que no se puede entender que el albergue "hubiera sido dado de baja, continuara anunciándose en una página web e incluso se contrataran nuevos arrendatarios".

En cuanto a la implicación, tanto de los explotadores de las instalaciones como del alcalde, Merchante asegura que no puede ser que todos desconocieran la instalación de estufas para ganado, mortíferas en dependencias mal ventiladas, ya que fueron trasladadas al albergue antes del comienzo de la fiesta.

Asimismo, opina que el alcalde no podía desconocer semejante movimiento de gente en una localidad tan reducida como La Todolella, y ha recordado que la fiesta se anunciaba con un cartel en la carretera que conducía hasta el albergue.

"Aunque no hubiera dolo, estamos convencidos de que hubo imprudencias temerarias por parte de estos señores que llevaron a la muerte a dieciocho personas", ha señalado Merchante.

Por último, ha lamentado que se pretenda "enterrar el suceso" cuando el nuevo fiscal-jefe de Castellón pedía la declaración como imputados del alcalde y los arrendatarios del albergue.