Sábado, 19 de Enero de 2008

La bolsa pierde y ellos se ríen: cómo ganar si el mercado cae

Muchos especuladores que apuestan por las caídas aceleran el movimiento bajista del mercado.

DAVID ANGLÉS ·19/01/2008 - 20:11h

Las bolsas mundiales se deslizan por un tobogán que nadie sabe dónde terminará. El Ibex acumula una caída del 10% en lo que va de año, un recorte similar al del resto de los grandes mercados de Europa y de Estados Unidos.

Mientras la gran mayoría de los inversores se llevan las manos a la cabeza, otros se frotan las manos. Se trata de especuladores y de inversores sofisticados que utilizan instrumentos complejos para ganar con las caídas de los mercados. Entre los más utilizados están los derivados, opciones y futuros sobre índices o sobre acciones concretas que permiten hacer apuestas sobre la dirección del mercado y con ello ganar o perder mucho dinero.

En las últimas semanas, la contratación de futuros se ha disparado en el mercado español, aunque es cierto que muchos inversores utilizan estos instrumentos sólo para cubrir sus carteras ante posibles caídas del mercado, algo que en estos momentos difíciles se hace especialmente necesario.

Otra fórmula que se utiliza para obtener beneficios en mercados bajistas es la de la venta de valores a crédito. Si un inversor piensa, por ejemplo, que el valor de una compañía va a caer, pide prestadas acciones de esa compañía, las vende al precio actual y, después de recomprarlas más baratas tras el recorte, las devuelve a su dueño original junto con el pago de una comisión. Esta práctica, antes exclusiva de los fondos de cobertura (o hedge funds, como se les conoce habitualmente), se ha extendido a un gran número de inversores.

Efecto pernicioso

Esta semana, el presidente de la farmacéutica Zeltia, José María Fernández Sousa-Faro, alertaba del efecto que producen estas ventas a crédito, al magnificar las caídas de ciertos valores cuando las ventas se multiplican. “Quisiera llamar la atención sobre el fenómeno de acciones prestadas a terceros, que son utilizadas por algunos operadores para obtener beneficio fácil a costa de exacerbar la caída de muchos valores en momentos de crisis”, afirmó.

Según Fernández, los mayores perjudicados con estos movimientos son “los accionistas que están en el valor porque creen y apuestan por la compañía”.

Riesgo muy elevado

Pero los especuladores, que pueden hacer mucho dinero en poco tiempo con esta estrategia, también pueden perder enormes cantidades si el mercado no se mueve en la dirección que predicen. “A diferencia de la conocida canción de los Rolling Stones, en estas operaciones el tiempo nunca está de tu parte”, confiesa el director de una firma que utiliza habitualmente el préstamo de valores.

Por eso, estas estrategias pueden no ser las más adecuadas para los pequeños inversores. En su caso, existe una gama de productos que permiten ganar dinero cuando los mercados bajan.

Se trata de fondos cotizados, un híbrido que mezcla las características de los fondos de inversión y las acciones. Son cestas de valores que replican el comportamiento de un índice y que se pueden comprar y vender durante la sesión, igual que cualquier acción.

Dentro de este tipo de productos, los llamados fondos cotizados inversos hacen exactamente lo contrario que el índice al que están vinculados. Así, cuando el índice cae, el producto se revaloriza.

En los últimos días, en los que se ha vivido la peor semana bursátil del lustro, en España se ha disparado su contratación, como confirma Victoria Ros, directora del portal financiero Renta4.com.