Sábado, 19 de Enero de 2008

Un jugador de la liga francesa sigue hospitalizado tras sufrir un paro cardíaco en un partido

EFE ·19/01/2008 - 20:25h

EFE - Los jugadores del Caén Julien Toudic (2i) y Benjamin Nivet (d) disputan el balón con Francis Malonga (2d) e Issiar Dia (3i), del Nancy, durante un partido de la Liga Francesa.

El jugador Marco Randriana, del equipo de fútbol de Niort, continúa en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Reims (este de Francia) tras sufrir un paro cardíaco anoche durante un partido de la segunda división francesa contra el Sedan.

El hospital no dio más precisiones sobre el estado del futbolista, de 24 años, pero el médico del club indicó posteriormente a medios locales que está fuera de peligro.

Tras prestarle anoche los primeros auxilios, los bomberos indicaron que la vida del joven defensa no peligraba y que los primeros exámenes eran tranquilizadores.

Randriana se desplomó y perdió el conocimiento en el campo, en el minuto 23 del partido de Liga de segunda división.

Los bomberos y los servicios de urgencias actuaron allí mismo y le trataron con un desfibrilador cardíaco para reanimarlo.

Responsables del club y médicos destacaron que había sido clave la rapidez de la intervención.

El joven fue ingresado primero en un hospital de Sedan antes de ser trasladado luego a la unidad de cardiología de Reims.

El Ministerio de Sanidad, Juventud y Deportes llamó hoy a que se generalice la instalación de desfibriladores en los recintos deportivos y recordó que el mes pasado asignó dos millones de euros para subvencionar la compra de estos equipos, con la meta de que haya al menos 3.000 instalados en 2008.

"Cada año, se estima que entre 400 y 500 deportistas mueren de paro cardíaco" y que el uso de un desfibrilador permite aumentar las posibilidades de supervivencia entre un 2 y un 25 por ciento, indicó ese departamento en un comunicado.

El caso de Randriana hace recordar el ocurrido en el fútbol escocés el pasado 29 de diciembre, cuando el capitán del Motherwell, Phil O'Donnell, murió a consecuencia de un fallo cardíaco durante un partido.

O'Donnell, centrocampista de 35 años, se desvaneció en el estadio Fir Park cuando estaba a punto de ser sustituido durante el partido contra el Dundee United, en el que el Motherwell venció por 5-3.