Sábado, 19 de Enero de 2008

El Villarreal derrumba a un Valencia sin cimientos

Los de Pellegrini vuelven a ganar a los ché por 3-0, como en la ida, y se acuestan terceros a la espera de lo que hagan Atlético y Espanyol

AGENCIAS ·19/01/2008 - 19:41h

EFE - Los jugadores del Villarreal celebran uno de sus goles contra el Valencia.

El Villarreal ha bailado hoy a un Valencia (3-0) que ha entrado en barrena en la Liga y que ha ofrecido una imagen de fragilidad en todas las facetas del juego ante un rival muy sólido que, a diferencia de su rival, siempre supo a lo que jugaba y que pudo lograr una goleada mayor.

Los tres balones al palo del Villarreal y alguna intervención del alemán Timo Hildebrand salvaron al equipo de Ronald Koeman de un mayor correctivo, en un partido en el que los valencianistas sólo pusieron en serios aprietos en un balón lejano muy peligroso de Rubén Baraja.

Con un estilo de juego muy definido y asentado, el Villarreal avasalló a un Valencia que, por contra, se mostró casi siempre perdido, salvo en algunos momentos de partido, y con una ausencia total de mordiente ofensiva.

El Villarreal salió más enchufado que un Valencia que no se asomó por el área de Diego López, mientras que los locales, tras un aviso de Rossi que detuvo con dificultades Hildebrand, abrieron el marcador en el minuto 6, en una magnífica resolución dentro del área del francés Robert Pires tras una gran jugada colectiva.

El Villarreal pudo aumentar el marcador antes de la media hora de juego, pero la falta directa lanzada por Nihat se resolvió con el balón estrellado en el poste. El turco y Rossi, con el apoyo de Pires, se convirtieron en un pesadilla para el Valencia.


Un obús de Rubén Baraja desde más de treinta metros pudo igualar el marcador, pero Diego López respondió con una portentosa intervención para mandar el balón a córner, aunque la respuesta fue inmediata del Villarreal con un falta lejana de Nihat que despejó con acierto Hildebrand.

Sin mejora ché tras el descanso 

La segunda mitad se inició con un Valencia más voluntarioso pero con la misma falta de ideas que en el primer periodo, mientras que el Villarreal se mantenía fiel a su estilo. Tras un nuevo balón al larguero, en esta ocasión de Cani después de la enésima jugada entre Rossi y Nihat, llegó el segundo gol del Villarreal, en un saque de esquina al primer palo que Godín peina hacia atrás y Capdevila, en el área pequeña, empuja el balón.

El partido se empezó a convertir en un paseo en barca para el Villarreal. Un Valencia ramplón, sin alma e indolente recibía el tercer gol que le dejaba ya fuera de combate, aunque la situación pudo ser peor ya que Cani perdonó el cuarto cuando lo más complicado parecía fallar ante Hildebrand.

Bajo los olés de su afición, el Villarreal empezó a bailar al peor Valencia que ha visto El Madrigal desde que su equipo milita en Primera División. Así, mientras el Villarreal se afianza en la zona alta, en la clasificación el Valencia no acaba de encontrar el fondo del pozo en el que se encuentra metido y que le ha llevado a sumar sólo cuatro de los últimos 27 puntos disputados.

 

Noticias Relacionadas