Sábado, 19 de Enero de 2008

Los jesuitas eligen a un español como su nuevo "Papa negro"

Adolfo Nicolás será el nuevo superior de la Compañía

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·19/01/2008 - 18:33h

Fumata blanca en Roma para elegir al nuevo Papa negro. Un español, Adolfo Nicolás, fue elegido hoy el vigésimo noveno sucesor de San Ignacio de Loyola al frente de la Compañía de Jesús. Es el único cargo vitalicio en la Iglesia católica, aparte del Papa.

Los jesuitas nacieron en 1540 como una milicia al servicio del Vaticano, y constituyen un auténtico ejército intelectual con enorme influencia en la Iglesia católica.

La cúpula de la orden, reunida en Roma desde el pasado 7 de enero, concluyó ayer su 35 Congregación General —su máximo órgano de gobierno— con sorpresa. Un religioso español, de 71 años, afincado durante muchos años en Japón y residente ahora en Filipinas, será el sucesor del holandés Peter-Hans Kolvenbach, que había renunciado al cargo por razones de edad.

Relaciones con el Vaticano

Kolvenbach fue el responsable del restablecimiento de relaciones con el Vaticano, congeladas durante el gobierno de su antecesor, el bilbaíno Pedro Arrupe, enfrentado con el inmovilismo que caracterizó el pontificado de Juan Pablo II.

El nuevo Prepósito General —nombre que los jesuitas dan al superior de su orden— nació en Villamuriel, Palencia, y  ha dedicado buena parte de su trayectoria a la docencia, habla cinco idiomas, y ha ocupado distintas responsabilidades en la jerarquía de los jesuitas dentro del continente asiático.

"Eligiendo a uno u otro, la Compañía dice lo que espera”, señaló recientemente su antecesor, Peter-Hans Kolvenbach. Entre los nombres que se barajaban para sucederlo había representantes de la Iglesia del tercer mundo y otros próximos al boato romano. Finalmente, los 217 integrantes de este cónclave de los jesuitas han optado por una opción intermedia.

"Inteligencia y sencillez”

Sin vocación de ruptura, los propios jesuitas establecen comparaciones con el aperturista Pedro Arrupe. Adolfo Nicolás es un intelectual ligado a un continente cuajado de desigualdades como es Asia.

Sus colaboradores destacan “su inteligencia, sencillez y gran capacidad para las relaciones humanas”, así hablaba este sábado de su nuevo superior el número dos de los jesuitas de la provincia de Castilla, la segunda más grande de su organización.

El presidente de la Conferencia Episcopal felicitó ayer “cordialmente” a Nicolás y, curándose en salud, le invitó a recorrer caminos de “comunión” con el Papa”.