Sábado, 19 de Enero de 2008

Amigos y artistas despiden en Oviedo a Ángel González con un sobrio homenaje

EFE ·19/01/2008 - 17:24h

EFE - El escritor Luis García Montero (i) durante la lectura de una carta de despedida que el propio Ángel González había escrito para su viuda, Susana Rivera (c), y que rompió el silencio con los aplausos de los asistentes, dentro de los actos de homenaje a este poeta, fallecido el pasado día 12.

Un centenar de personas del mundo de la literatura, la música y el cine han despedido hoy en Oviedo al poeta Ángel González en un homenaje "sobrio y sencillo", tal y como lo ha definido su viuda, Susana Rivero.

La urna funeraria con los restos del poeta, que falleció el pasado 12 de enero en Madrid a los 82 años, fue depositada hoy por su viuda en el panteón familiar del cementerio de El Salvador, en Oviedo.

Cerca de un centenar de personas, entre familiares y amigos han despedido al poeta en un acto homenaje en el que el director de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha, la viuda de Emilio Alarcos, Josefina Martínez, y el poeta y ensayista Luis García Montero, han leído poemas en recuerdo de González.

Uno de los momentos más emotivos se produjo cuando García Montero leyó una carta de despedida que el propio Ángel había escrito para su viuda y que rompió el silencio con los aplausos de los asistentes.

Tras el funeral, la ciudad de Oviedo ha querido rendirle un particular y esperado homenaje, con la inauguración oficial de una plaza en el barrio de Vallobín, que desde hoy llevará el nombre del poeta.

En el acto han estado presentes representantes del mundo de la política y de la Universidad de Oviedo, donde el poeta estudió antes de emigrar a Estados Unidos y donde recibió el que ha sido uno de sus últimos homenajes públicos, su investidura como Doctor Honoris Causa, junto al también literato Juan José Millás.

"Me siento muy satisfecho de que hayamos llegado a tiempo y le hayamos hecho ese reconocimiento", ha comentado hoy el rector, Juan Vázquez, quien ha añadido: "Parece que el poeta quiso acabar su vida en el lugar por donde la empezó".

En el acto de inauguración de la Plaza "Ángel González", su abogado y albacea, Antonio Massip, ha recordado que este homenaje municipal se había ido retrasando y que fueron los propios poetas asturianos, y entre ellos Ángel González, quienes habían paseado por la ciudad buscando un solar.

"Ángel se ha ido, pero la voz del poeta no desaparece nunca", ha comentado el académico García de la Concha durante este acto, en el que Joaquín Sabina, íntimo amigo del poeta, y visiblemente afectado ha asegurado que "se ha ido una de las personas que no deberían morirse nunca" pero "queda su palabra".