Sábado, 19 de Enero de 2008

Brown acepta el plan para convertir en bonos los préstamos a Northern Rock, según la BBC

EFE ·19/01/2008 - 16:06h

EFE - El primer ministro británico, Gordon Brown.

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha dado su visto bueno a un plan financiero elaborado por el banco de inversión Goldman Sachs que propone convertir en bonos para la venta los préstamos concedidos a Northern Rock, según informó hoy la cadena pública BBC.

Aunque Brown, que se encuentra en China de visita oficial, no se ha pronunciado públicamente al respecto, la BBC asegura que ya ha dado su respaldo a la estrategia, que implicaría aumentar la financiación estatal con vistas a facilitar la venta del banco al sector privado.

El jefe del Gobierno británico confirmó que ha recibido el informe de Goldman Sachs y adelantó que el ministro del Tesoro, Alistair Darling, hará una declaración sobre el futuro de Northern Rock el lunes en la Cámara de los Comunes.

El banco tuvo que ser rescatado de emergencia el año pasado por el Banco de Inglaterra al acumular una deuda de 24.000 millones de libras (unos 31.800 millones de euros).

Según el plan de Goldman Sachs, el préstamo del banco emisor inglés se convertiría en bonos por un valor de 30.000 millones de libras (unos 39.600 millones de euros), que quedarían en el sector público hasta que mejoraran las condiciones en los mercados financieros, cuando se ofrecerían a los inversores en pequeños paquetes cada varios meses.

Las ventas de esos bonos estarían garantizadas por el Gobierno, en lugar de un asegurador privado.

De ejecutarse ese plan, la Hacienda británica seguiría vinculada financieramente a Northern Rock durante al menos cinco años, incluso si la entidad se mantiene dentro del sector privado.

Esta situación, señala la BBC, podría motivar las críticas de la oposición, que vería cómo el Gobierno subvenciona una empresa que podría acabar reportando grandes beneficios a un futuro comprador.

Si se confirma esta mayor implicación del Gobierno en la financiación del banco, será difícil que éste pueda rechazar las propuestas de compra que le lleguen, como las existentes de Virgin o Olivant.

Sin embargo, una eventual compra por una empresa del sector privado podría encontrarse con el veto de la Comisión Europea (CE), que podría concluir que esa financiación pública a largo plazo que proporcionaría el Gobierno viola la normativa contra las subvenciones estatales.