Sábado, 19 de Enero de 2008

"Hay que dejar de construir autopistas"

Desde hace doce años, este activista encabeza una de las organizaciones ecologistas más combativas // Propone que se amplíen las competencias del ministerio de Medio Ambiente

M. G. DE LA FUENTE ·19/01/2008 - 14:24h

El secretario general de WWF/Adena, ante la sede de la organización en Madrid.- ÁNGEL MARTÍNEZ

Juan Carlos del Olmo está al frente de WWF/Adena desde 1996, una organización no gubernamental creada en España en 1968 y que dedica su trabajo a la conservación de la biodiversidad.

En esta época preelectoral, Del Olmo explica que quiere un partido comprometido con la naturaleza para gobernar los próximos cuatro años en España y se muestra preocupado por la rapidez del deterioro ambiental de la Tierra y por el excesivo consumo de recursos naturales. El futuro del planeta pasa, a su juicio, por desacoplar el consumo y el bienestar. El martes, las principales organizaciones ecologistas presentan sus propuestas de acción política en medio ambiente.

¿Cuáles son las medidas ambientales imprescindibles en un programa electoral?

La mayor preocupación actual, y dado el nivel de emisiones de España, es el cambio climático, por lo que es muy urgente una ley de cambio climático, que más allá de medidas voluntaristas y obligadas por directivas europeas, cumpla el objetivo de la UE para 2020 y 2050. Otra es una ley de ahorro y eficiencia energética para lograr una reducción masiva de energía. La tercera es sobre infraestructuras. Es fundamental dar un parón a la construcción de autopistas, porque España tiene ya suficientes vías rápidas y la mayoría de estas obras responden a criterios políticos y clientelistas, y hoy un tercio de las emisiones proviene del transporte por carretera y no tiene sentido seguir construyendo autovías. La mayoría no llegan al 50% de la capacidad mínima que tienen que tener para que se justifique la vía. Paralelamente, hay que apostar por el transporte ferroviario convencional, más allá del de alta velocidad, que no es tan vertebrador.

¿Y otras medidas no tan relacionadas con el cambio climático?

En biodiversidad, nos preocupa el futuro de la Red Natura 2000, que necesita inversiones. También hay que hacer una inversión fuerte en desarrollo rural y cambiar el modelo agrícola. La política agraria sigue promocionando el desarrollo de regadíos y con un consumo de agua por encima de la capacidad de España. Otro aspecto muy importante es el mar. Hace falta una acción decidida para aumentar el número de áreas marinas protegidas y cambiar radicalmente la política pesquera que está agotando los caladeros. Y por último la fiscalidad, en dos sentidos: penalizar los combustibles fósiles y más contaminantes y apoyar las energías renovables.

En la propuesta de Ley de Ahorro de Energía que han desarrollado fijan ustedes como objetivo reducir un 1% anual el consumo de energía primaria. ¿Cómo se lograría?

Es un objetivo ambicioso, pero necesario. Existe un riesgo real con el cambio climático. Los discursos políticos están vacíos de contenidos. En el ahorro y la eficiencia es donde se pueden conseguir los mayores avances. Por ejemplo, obligar a las grandes superficies a mantener una temperatura de climatización y a no perder energía, son medidas sencillas de aplicar y se puede conseguir un ahorro en el consumo muy importante.

¿Fue una buena decisión premiar con el Nobel a Al Gore?

Las organizaciones de defensa del medio ambiente llevamos avisando del cambio climático desde hace más de 20 años, y nuestra labor es hacer que los demás se salgan con la nuestra. Al Gore ha tenido un papel decisivo, ha logrado acelerar el mensaje con una comunicación excelente y llegar a un tipo de público al que nosotros no llegábamos. Pero el premio Nobel debería haber incluido a las organizaciones de defensa del medio ambiente que han sido vilipendiadas y llamadas alarmistas durante estos años. No obstante, nos parece bien premiar a Al Gore y al presidente del IPCC, porque nosotros no trabajamos por protagonismo sino por defender el planeta y todo el que nos ayude nos viene bien. Me parece sorprendente que ciertos lobbys ataquen la figura de Al Gore y esos mismos apuesten por las renovables y el cambio climático para hacer un negocio.

¿Qué le parece el eco social que tiene el cambio climático?

Muy bien, porque el cambio climático ayuda a hablar de un problema más global: que la opinión pública del lugar más recóndito del mundo entienda que hemos llegado al límite, y que vivimos por encima de la capacidad del planeta. Y que éste sufre deforestación, sobrepesca, proliferación de sustancias químicas, superpoblación y aumento del consumo. Un partido que se presente a las elecciones debe tener como prioridad número uno la defensa de la naturaleza, porque eso condiciona la salud y el trabajo.

¿Qué opinión le merecen los que cuestionan el cambio climático?

Hay mucha gente que no se lo cree y que cuestiona el fenómeno, pero cada vez son menos los que se atreven a decirlo en público. No vamos a gastar energías en ese debate. Hay que hablar de soluciones porque la sociedad ya ha demostrado madurez.

¿Y qué le parecen las propuestas de los partidos en materia de medio ambiente?

Sólo conocemos un borrador del PSOE y hay propuestas interesantes, pero debería haber un calendario de cierre de centrales nucleares, fiscalidad ecológica sobre energía, residuos y agua. También debería concretarse un apoyo a la agricultura ecológica y un compromiso firme con la pesca sostenible.

¿Cambiaría las competencias del Ministerio de Medio Ambiente?

Jamás debería unirse a Industria o a Fomento, porque es una trampa, y se hablaría de todo menos de medio ambiente. Pero sí hay que aumentar sus competencias y medios. Debería asumir el medio marino y la política pesquera, para cambiar la forma de ver el mar, no como una granja, sino la pesca dentro de un ecosistema. El desarrollo rural también debería estar, para que la lucha contra los incendios y la recuperación de bosques y acuíferos sea eficaz.

¿Cuáles son los logros de esta legislatura?

La ministra de Medio Ambiente, porque ha sido muy valiente y ha creado un equipo comprometido con la defensa del medio ambiente. En cambio climático se ha pasado de una situación incontrolada a las primeras respuestas y leyes. Otros logros son la Ley de Biodiversidad, la trasposición del convenio Aarhus, y la creación de la fiscalía contra delitos urbanísticos y del medio ambiente.

¿Y los peros?

Ha faltado la reforma de la Ley de Aguas y, en biodiversidad, han faltado avances. En 20 años, si no se hace nada, habrá una hecatombe de especies por el cambio climático. Y ha faltado la incidencia del medio ambiente en el resto del Gobierno.

¿Cómo ve el programa de conservación del lince ibérico?

En 2007 no ha habido atropellos porque no hay linces. En Sierra Morena está creciendo la población pero se mantiene en la UVI. Y en Doñana la situación es catastrófica. Y aunque el plan de cría en cautividad está funcionando bien y  va a permitir disponer de ejemplares, y ahora las comunidades autónomas están trabajando, esas mismas administraciones han dejado que se extinga.