Miércoles, 3 de Octubre de 2007

El agujero de ozono se reduce un 30% este año

MARIA GARCIA DE LA FUENTE ·03/10/2007 - 21:14h

El agujero de la capa de ozono, situado sobre la Antártida, ha vuelto a disminuir de tamaño este año. En concreto, se ha reducido en un 30% respecto a 2006, cuando alcanzó su récord mínimo. La medición ha sido realizada por la Agencia Europea del Espacio (ESA) por medio de su satélite de observación de la Tierra, Envisat.

El agujero mide este año 24,7 millones de kilómetros cuadrados, una superficie similar a la de Norteamérica. Los científicos atribuyen esta recuperación de la capa de ozono a variaciones naturales y a la propia dinámica de la atmósfera, e inciden en que no significa que vaya a darse una tendencia de reducción a largo plazo.

El científico del Real Instituto Holandés de Meteorología Ronald van der A advierte: "A pesar de que el agujero es más pequeño de lo habitual, no podemos concluir que la capa de ozono se esté recuperando".

Filtro protector

La capa de ozono se sitúa a 25 kilómetros sobre la superficie terrestre y actúa como un filtro protector frente a los rayos ultravioleta. Su disminución media anual es del 0,3%. Este retroceso está asociado a un aumento del riesgo de casos de cáncer de piel, cataratas o daños en la fauna marina. El agujero se detectó por primera vez en 1985, y su origen está en la emisión de gases nocivos, como cloro y bromo, que fue prohibida en 1987, cuando se aprobó el Protocolo de Montreal.