Sábado, 19 de Enero de 2008

Alán García mostrará las oportunidades de inversión en buen momento económico para Perú

EFE ·19/01/2008 - 14:15h

EFE - El presidente del Perú, Alan García, en una imagen de archivo.

El presidente peruano, Alán García, inicia la próxima semana un visita a España en la que ofrecerá nuevas oportunidades de negocio a los empresarios españoles, principales inversores extranjeros en ese país que vive uno de los mejores momentos económicos de su historia.

Así, tras las numerosas crisis pasadas, Perú lleva siete años consecutivos con un crecimiento sostenido, goza de equilibrio fiscal y su balanza comercial muestra un superávit creciente.

Esta previsto que el mandatario peruano llegue el domingo a España y que el lunes inicie su agenda oficial que comenzará a primera hora de la mañana con una reunión con empresarios españoles.

En esta reunión, en la que participará el presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se analizarán las oportunidades de negocio en Perú y se firmará un acuerdo de colaboración entre ambos países.

El mismo lunes Alan García tiene previsto reunirse con el Rey y con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, así como visitar el Ayuntamiento de Madrid.

El martes concluirá su visita a España con su participación en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum.

Pese a las buenas oportunidades de inversión que ofrece, la economía peruana tiene aún algunos "puntos negros" por resolver como su elevada tasa de inflación que, según datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) peruano, fue del 4,94 por ciento en 2007, un punto más de lo prevista inicialmente.

Pero, en general, 2007 acabó con un balance de buenas cifras macroeconómicas entre las que destacó el aumento del 8,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), el más alto desde 1994.

Para el futuro, las previsiones hechas públicas por el Gobierno peruano hablan de un crecimiento económico del 6,2 por ciento en 2008 y de una inflación acumulada del 2,4 por ciento.

Por otro lado, tanto la balanza por cuenta corriente como la comercial registraron un superávit del 1,4 y del 7,7 por ciento del PIB respectivamente.

España fue el principal inversor en Perú en 2007, con una inversión acumulada de 3.162 millones de euros, en su mayoría destinada a los sectores de las telecomunicaciones, el financiero y el energético.

La balanza comercial entre ambos países resultó deficitaria para España por valor de 535,24 millones de euros el pasado año.

España exportó a Perú 172,83 millones de euros, la mayoría en bienes de equipo y en semimanufacturas e importó del país andino 708,07 millones de euros, principalmente materias primas y alimentos.

A pesar de que el PIB per cápita peruano en dólares se ha duplicado en los últimos seis años (ha pasado de 2.000 dólares per cápita en 2001 a 4.000 dólares en 2007), según datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), las cifras macroeconómicas no se ven reflejadas en las condiciones de vida de las clases populares, que en muchas ocasiones se ven obligadas a emigrar a países como España.

"Una adecuada redistribución de la riqueza" sería necesaria para evitar esta situación, según refleja el informe del ICEX.