Sábado, 19 de Enero de 2008

El puente de Calatrava en Venecia deberá estar monitorizado constantemente

EFE ·19/01/2008 - 12:39h

EFE - Vista del arco central del puente de Calatrava en Venecia, en agosto del año pasado.

Un equipo de técnicos tendrá que monitorizar las 24 horas del día y durante al menos cinco años el puente diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava en Venecia, para ver su "comportamiento", confirmó a EFE el responsable de la obra por parte del ayuntamiento de la ciudad, Salvatore Vento.

En las últimas pruebas de peso realizadas, el elegante y extremadamente delgado arco ha cedido un centímetro.

Estos datos no son preocupantes, según el ingeniero Vento, ya que la obra ha sido proyectada para moverse hasta cuatro centímetros, pero la característica de que el puente tiene vida propia y se mueve continuamente obligará al ayuntamiento a vigilarlo constantemente.

Por ello, en el puente se han instalado ya una serie de sensores que registraran cada mínimo movimiento de las bases y los comunicarán a un equipo de expertos.

El director del montaje del puente, Roberto Casarin, en declaraciones publicadas hoy por el diario "La Repubblica", precisa que la vigilancia es una pura precaución y que los datos surgidos de las pruebas son absolutamente tranquilizadores.

Aún así, Casarin explica que se ha firmado un contrato de cinco años con una empresa italiana para la monitorización del puente y que costará al Ayuntamiento 7.000 euros anuales.

La noticia de la necesidad de una constante monitorización del puente de Calatrava ha levantado las críticas de la oposición conservadora en la corporación municipal.

El miembro del partido derechista Alianza Nacional y presidente de la comisión municipal sobre la construcción del puente, Raffaele Speranzon, denunció los continuos aumentos del presupuesto para la construcción del puente, al que ahora habrá que añadir además la "costosa vigilancia".

Según Speranzon, del presupuesto de unos cinco millones de euros que se aprobó al inicio "se ha llegado a los veinte millones de euros" y el precio continuará aumentado si se considera que "el puente es completamente artesanal y que cualquier tipo de reparación o de sustitución se una de sus partes será costosísima".

Por su parte, Vento rechazó las críticas y explicó a EFE que la vigilancia de una obra tan "delicada y ligera" estaba prevista y que es "absolutamente normal".

La construcción del puente de Calatrava no está siendo fácil y está rodeada de polémicas de todo tipo.

Las primeras dificultades comenzaron cuando se echó en falta un acceso para los minusválidos y se tuvo que improvisar un ascensor para que las sillas de ruedas pudieran acceder al puente.

Después, el mismo Calatrava tuvo que intervenir y calificar de "falsas" las afirmaciones sobre que su creación dañaría las orillas de los canales sobre las que se asienta, como publicó la prensa local.

Superadas estas polémicas, la inauguración del puente, que se esperaba para antes del histórico carnaval veneciano, sigue retrasándose y aún no tiene fecha y tampoco un nombre.