Sábado, 19 de Enero de 2008

Europa parcialmente a salvo de los problemas en EEUU, según el banco de Francia

EFE ·19/01/2008 - 12:49h

EFE - El gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer.

Europa está parcialmente a salvo de los problemas que afronta la economía de Estados Unidos, según el Gobernador del Banco de Francia y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Christian Noyer.

"Históricamente ha habido alguna correlación entre los ciclos económicos estadounidense y europeo. Ahora parece que podría haber al menos un desacoplamiento parcial", dijo Noyer en una entrevista que publica hoy el International Herald Tribune.

Si bien esto no significa que "estemos inmunes" al debilitamiento de la economía de EEUU, "hay una serie de factores que deberían amortiguar el efecto", agregó.

El presidente de EEUU, George W.Bush, propuso ayer un plan de medidas de reactivación de la economía dotado con unos 145.000 millones de dólares, para evitar una recesión, ante las repercusiones de la crisis de las hipotecas de riesgo en el país.

Aunque hay crecientes señales de una ralentización de la economía europea, la mayor parte de los factores que contribuyen a las perspectivas sombrías en EEUU no se dan en el Viejo continente, según Noyer.

Destacó la resistencia del mercado de la vivienda en Europa, el efecto de la debilidad del dólar sobre la inflación en EEUU, y el hecho de que los bancos europeos están menos expuestos a productos financieros apoyados en hipotecas de riesgo que los de Estados Unidos o el Reino Unido.

Como presidente de la Comisión Bancaria en Francia, que regula el sector, ha estado evaluando los balances de los grandes bancos del país antes de que anuncien sus resultados anuales en las próximas semanas.

"No preveo fuertes 'shocks'", aseguró Noyer, "razonablemente confiado en que los bancos franceses capeen esta turbulencia sin grandes problemas, aunque, como todos los bancos en el mundo, están todavía en un proceso de depreciación de activos".

Por otra parte, el Gobernador indicó que no le sorprendería que las instituciones financieras internacionales revisaran a la baja sus previsiones de crecimiento económico para Europa, al señalar que "todos" los indicadores de confianza en la zona euro se han estancado "en el mejor de los casos" y los datos recientes "no son positivos".

Noyer no dio pistas sobre las próximas decisiones del BCE en materia de tipos de interés.

"Seguimos flexibles y no tenemos un camino preestablecido. Estamos preparados para actuar si es necesario para prevenir el desarrollo de efectos de segunda ronda", dijo, en alusión a una eventual subida de los salarios como consecuencia del encarecimiento de las materias primas.

Noyer indicó, sin embargo, que no ve que se desarrolle "una espiral" inflacionaria y señaló que la ralentización del crecimiento económico reducirá la presión de la inflación.