Sábado, 19 de Enero de 2008

La UE continuará las discusiones sobre la reforma de sus ayudas agrícolas

EFE ·19/01/2008 - 12:50h

EFE - La ministra de Agricultura, Elena Espinosa, en una imagen de archivo.

Los ministros de Agricultura de la UE continuarán el lunes las discusiones sobre la propuesta de la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), que entre otras medidas plantea un recorte de las subvenciones directas para reforzar otras políticas en favor del campo.

El Consejo de Agricultura comunitario seguirá los debates sobre la revisión o el llamado "chequeo médico" de la PAC, la política que más fondos absorbe del presupuesto comunitario -cerca de la mitad-, 55.000 millones de euros (2007), con España como segundo receptor (6.681 millones en 2006).

La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, asistirá acompañada por la consejera del ramo de Canarias, Pilar Merino, quien este semestre representa a las comunidades autónomas (CCAA) en los Consejos de la Unión Europea (UE).

Los Veintisiete volverán a posicionarse acerca del proyecto actual para la revisión de la PAC, sobre el que la presidencia eslovena de turno de la UE quiere conseguir un acuerdo en marzo.

Sin embargo, el documento que hay sobre la mesa no es el proyecto legal, pues la Comisión Europea (CE) hará pública la propuesta legislativa en primavera, con el fin de que la negociación real se produzca en el segundo semestre, durante el cual Francia presidirá la UE.

El actual proyecto tiene entre sus puntos centrales aumentar la reducción de las ayudas directas para los productores y destinar el dinero obtenido a las llamadas políticas de desarrollo rural (cofinanciadas con los países para promover en el campo actividades distintas o complementarias a la agricultura).

Actualmente ya hay una rebaja o "modulación" del 5% de las ayudas directas, con el fin de reforzar el desarrollo rural; Bruselas pretende elevar gradualmente ese porcentaje un 2% anual a partir de 2010, de manera que en 2013 la reducción de pagos directos alcance el 13%.

Por otro lado, Bruselas quiere rebajar aún más las ayudas destinadas a los grandes propietarios que perciban más de 100.000 euros anuales.

Para los que obtienen más de 100.000 euros anuales sugiere rebajar la ayuda un 10%; para los que reciben más de 200.000 el 25% y el 45% para los que se benefician de más de 300.000 euros.

En España, 904.090 agricultores reciben ayudas de la UE, de los que 2.520 obtienen más de 100.000 euros.

En la propuesta, la CE plantea que el máximo posible de ayudas se convierta en un "pago único" por superficie y esté desligado de la cantidad producida; este sistema, que se impuso con la reforma de la PAC de 2003 se aplica ya a parte de las subvenciones y en sectores como el olivar, los cereales o el tabaco.

La presidencia eslovena de la UE ha pedido a los ministros que opinen, de forma general, sobre si los cambios que pretende Bruselas son lo suficientemente "ambiciosos" o adecuados para adaptar la PAC al futuro y a las demandas de la sociedad.

España ha profundizado más en su postura sobre la reforma, si bien considera que la revisión de la PAC no debe suponer un cambio radical respecto a la situación actual, sino algunos ajustes en algunos puntos.

En noviembre, cuando los Veintisiete intercambiaron sus primeras impresiones sobre la actual propuesta, España, al igual que Francia y otros ocho países criticaron el aumento del recorte de las ayudas directas a los agricultores.

Aunque la revisión de la PAC incluye el final de las cuotas lecheras en 2015, este asunto no se tratará en el Consejo del lunes, sino que se debatirá en febrero, en el que los ministros esperan abordar un aumento del 2% en los cupos para 2008.

El Consejo de Agricultura tratará de llegar a un acuerdo político sobre la propuesta para simplificar la llamada eco-condicionalidad o condición ecológica obligatoria de respeto al medioambiente o bienestar animal que tienen que cumplir los agricultores y ganaderos, si quieren recibir los pagos de la PAC.