Sábado, 19 de Enero de 2008

África exhibe su fuerza para disgusto de Europa

EFE ·19/01/2008 - 12:04h

EFE - El presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter, habla durante la rueda de prensa celebrada antes del sorteo de la fase de clasificación del Mundial de Sudáfrica 2010, en Durban, Sudáfrica, el pasado mes de noviembre.

La Copa de África de Naciones (CAN) comienza mañana, en Ghana, convertida ya en un torneo de referencia, en el que el continente muestra su fortaleza para disgusto del fútbol europeo, que ve despobladas sus Ligas de muchas de sus estrellas.

El fútbol africano ha dejado de ser una cuestión exótica para convertirse en un potencial ganador de un Mundial, si de una vez por todas consigue confirmar las expectativas que levantó desde que Camerún alcanzase los cuartos de final de Italia'90 y Nigeria se convirtiese en campeón olímpico, seis años después, en Atlanta.

A dos años del primer Mundial africano, la CAN ofrece una buena panorámica de lo que puede esperarse de selecciones como Camerún, Nigeria, Ghana, Costa de Marfil, Egipto o Marruecos.

Si antes era un vivero, al que acudían los principales ojeadores de Europa, ahora es un muestrario de estrellas cotizadas, con Samuel Eto'o (Barcelona), Mahamadou Diarra (Real Madrid), Frederik Kanouté (Sevilla) o Didier Drogba y Michael Essien (Chelsea) como máximos exponentes.

Y eso es lo que disgusta al fútbol europeo, que en pleno apogeo de su temporada se queda durante prácticamente un mes sin jugadores fundamentales. Unos cuarenta de la Liga francesa, más de treinta de la "Premier" inglesa, una quincena de la Bundesliga y ocho de la Primera División española. Suficiente argumento para que los clubes presionen a la FIFA.

Porque Joseph Blatter no ha logrado encajar la CAN en el calendario unificado, ni por fechas, ni por periodicidad.

El argumento del intenso calor se utiliza para descartar junio, cuando han terminado los torneos europeos, pero su disputa cada dos años es poco comprensible, cuando se obligó a Sudamérica a que Copa América se jugase cada cuatro años.

Abre el torneo Ghana frente a Guinea Conakry. Los organizadores, como casi siempre, han sido encuadrados en el grupo A, el más sencillo, donde tan sólo Marruecos debería discutirle el primer puesto, por delante de Namibia y los guineanos.

En el grupo B, Nigeria y Costa de Marfil parten como favoritos, a la espera de lo que haga Malí, con Benin como invitado sorpresa.

Del C, destaca el enfrentamiento entre Egipto, actual campeón africano, contra Camerún, el próximo martes. Zambia también puede dar alguna sorpresa, con Sudán como candidato al último puesto.

En el D, por último, el pronóstico es más incierto. Sudáfrica, dirigida por el brasileño Carlos Alberto Parreira, está obligada a desempeñar un buen papel, a dos años de su Mundial, pero Túnez, Senegal y Angola, todas con experiencia mundialista, no se lo pondrán fácil.