Archivo de Público
Viernes, 15 de Julio de 2011

Afroamericanos sobreviven más dentro que fuera de prisión

Reuters ·15/07/2011 - 14:45h

Por Genevra Pittman

Los hombres afroamericanos corren la mitad de riesgo de morir en cualquier momento dado cuando están en prisión, comparado con los que están fuera de la cárcel, según indicó un nuevo estudio realizado entre prisioneros en Estados Unidos.

Los presos afroamericanos parecían más protegidos frente a las muertes relacionadas con el alcohol y las drogas, al igual que los accidentes letales y ciertas enfermedades crónicas.

Pero ese patrón no fue igual entre los blancos que, en total, eran levemente más propensos a morir en la cárcel que afuera, de acuerdo a los resultados publicados en Annals of Epidemiology.

Los investigadores dicen que no es la primera vez que un estudio encuentra menores tasas de mortalidad entre ciertos grupos de presos, particularmente las personas marginadas que podrían recibir allí protección contra las heridas violentas y los asesinatos.

"Irónicamente, las cárceles a menudo son el único lugar de servicio médico accesible para los estadounidenses carentes y vulnerables", dijo Hung-En Sung, del John Jay College of Criminal Justice, en Nueva York.

"Habitualmente el servicio basado en la cárcel es más amplio que el que los presos han recibido antes de su ingreso", explicó Sung, que no participó en el estudio, a Reuters Health.

El nuevo trabajo involucró a 100.000 hombres de entre 20 y 79 años que estuvieron presos en cárceles de Carolina del Norte en algún momento entre 1995 y el 2005. El 65 por ciento era de origen afroamericano.

Los investigadores asociaron la cárcel con los registros de salud del estado para determinar quiénes murieron y de qué causas durante su estadía en la prisión. Luego compararon esas cifras con la expectativa de vida en hombres de la misma edad y grupo étnico en la población general.

Menos de un 1 por ciento de los hombres murió durante la encarcelación y no hubo diferencias entre los presos negros y blancos. Pero fuera de los muros de la prisión, los afroamericanos tuvieron una mayor tasa de muerte que los blancos a cualquier edad.

Al igual que en la población en general, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares fueron la causa más común de muerte entre los presos, representando más de la mitad de las muertes.

Los presos blancos murieron de enfermedades cardiovasculares tanto como se podría esperar fuera de la prisión y de cáncer un poco más que los hombres que nunca estuvieron en la cárcel.

En cambio, los prisioneros afroamericanos fueron entre un 30 y un 40 por ciento menos propensos a morir de esas causas que los que estaban en libertad.

También tuvieron menos riesgo de morir de diabetes, causas relacionados al alcohol y las drogas, enfermedades respiratorias, accidentes, suicidios y asesinatos.

En total, su riesgo de morir a cualquier edad fue la mitad que el de los hombres que vivían en la comunidad.

"Para algunas poblaciones, estar en prisión probablemente genere beneficios en relación al acceso a la salud y la expectativa de vida", dijo el autor del estudio, doctor David Rosen, de la University of North Carolina, en Chapel Hill.

FUENTE: Annals of Epidemiology, online 7 de julio del 2011