Viernes, 18 de Enero de 2008

Sarkozy pone la construcción europea a la cabeza de sus prioridades

EFE ·18/01/2008 - 21:32h

EFE - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, durante una rueda de prensa ofrecida el pasado 8 de enero en el Palacio Elíseo.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, puso hoy la construcción europea a la cabeza de sus prioridades, al trazar sus objetivos de política exterior para este año, en el que Francia presidirá la Unión Europea (UE) en el segundo semestre.

También defendió sus acciones en el ámbito internacional en sus ochos meses en el cargo, en un discurso ante el cuerpo diplomático acreditado en Francia, durante la tradicional felicitación de Año Nuevo.

Sarkozy, que no cree en "la fatalidad" y para quien los "dos retos" del siglo XXI serán el cambio climático y "la vuelta de lo religioso" a las sociedades, defendió su "diplomacia de la reconciliación", que "no es una diplomacia de la complacencia".

En esa voluntad de dialogar con todo el mundo para reducir tensiones o buscar soluciones "en base a nuestros valores y principios", enmarcó sus acciones por la liberación de las enfermeras búlgaras en Libia o a favor de los rehenes de la guerrilla en Colombia, especialmente la colombo-francesa Ingrid Betancourt, que debe "volver a casa sin tardanza".

También en nombre de esa diplomacia de la reconciliación tomó iniciativas polémicas, como la acogida al líder libio, Muamar Gadafi, o la reanudación de contactos, ya interrumpidos, con Siria.

Defendió su acercamiento a Estados Unidos: "quise situar a Francia, clara y francamente, en el seno de su familia occidental", explicó Sarkozy, para quien, en un mundo que ha perdido sus referentes, hay que "afirmar con claridad dónde nos situamos y cuáles son los valores esenciales para nosotros".

Este "reposicionamiento no es una renuncia ni atenta contra nuestra independencia o libertad de acción o palabra", dijo el presidente, quien argumentó que, al situarse "claramente en su familia occidental", Francia "aumenta su credibilidad, margen de acción, capacidad de influencia tanto dentro como fuera de su familia".

Y dentro de ésta, la prioridad "absoluta" es la construcción de la UE, indicó Sarkozy, al señalar que con la firma del tratado simplificado Europa está de nuevo "en marcha" y Francia ha retomado "todo su lugar" en la Unión.

Si bien el entendimiento franco-alemán es "más esencial que nunca", ha querido escuchar a los nuevos Estados miembros y "estrechar" los lazos con los socios mediterráneos.

Para la próxima Presidencia francesa de la UE, citó como prioridades la puesta en marcha del tratado simplificado, el desarrollo de una Europa de la Defensa "eficaz" -promete iniciativas "pragmáticas y ambiciosas" al respecto y la "renovación" de la relación de Francia con la OTAN- y avances en temas que "preocupan a los europeos".

Entre ellos el medio ambiente, así como la energía "para asegurar mejor nuestra solidaridad mediante la creciente interconexión de las redes y nuestra independencia, con el desarrollo sistemático de la diversificación de producciones y proveedores".

Sobre la inmigración, quiere la adopción por los 27 de un "pacto europeo definiendo grandes principios, fijando objetivos como un régimen europeo de asilo y aplicando medios de acción comunes".

En agricultura, desea la búsqueda de un acuerdo sobre los principios que permitan una verdadera "refundación" de la Política Agrícola Común (PAC) para después de 2013.

Sarkozy dijo que la UE también deberá asumir "más" sus responsabilidades internacionales, desde el despliegue de EUFOR en Chad en febrero hasta Kosovo, donde la Unión tendrá que aplicar "en la unidad y con firmeza la única solución practicable: la que está sobre la mesa", en referencia implícita a la independencia supervisada de esa provincia serbia de mayoría albanesa.

Este año será también, agregó, el del lanzamiento de "un gran proyecto de civilización, la Unión por el Mediterráneo", que espera genere sus primeros proyectos en la cumbre de julio en París.

Esta "gran ambición" se verá facilitada si 2008 es el año de la creación del Estado palestino, afirmó Sarkozy, que viajará a Oriente Medio en primavera para pedir a los líderes israelí y palestino que "se arriesguen por la paz".

No se olvidó del Líbano, que "ahora" debe salir de la crisis, "una crisis que no acaba porque está alimentada desde el exterior", manifestó, en velada alusión a Siria.

En cuanto a Irán, pidió "firmeza" y "diálogo" para que vuelva a la mesa de negociaciones sobre su programa nuclear y apacigüe las tensiones entre suníes y chíies, "desde Irak al Líbano".

Sarkozy, que la semana próxima recibirá en París al presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, anunció que Francia acogerá la conferencia internacional de donantes para Afganistán.