Viernes, 18 de Enero de 2008

La Seda suspende la compra Interquisa y apuesta por reforzar la integración de sus negocios

EFE ·18/01/2008 - 21:40h

EFE - Vista general de la planta petroquímica de Interquiesa, en las afueras de Montreal (Canadá).

El consejo de administración del grupo químico La Seda de Barcelona ha decidido hoy suspender con carácter indefinido la compra de Intercontinental Química (Interquisa), filial de la petrolera Cepsa, y apostar por el refuerzo de los procesos de integración de los negocios adquiridos en 2007.

La Seda anunció el pasado 19 de diciembre a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compra de Interquisa y la consiguiente entrada de Cepsa en su accionariado con una participación del 12%.

Según ha comunicado hoy La Seda a la CNMV, el máximo órgano de gestión de la compañía presidida por Rafael Español ha optado ahora por suspender esta operación, que suponía valorar Interquisa en 595 millones de euros, e impulsar la integración de los activos adquiridos en 2007, sobre todo las plantas europeas del grupo australiano Amcor y del estadounidense Eastman Chemical.

En el comunicado remitido al regulador bursátil, La Seda argumenta que ha tomado esta decisión después de realizar un "análisis exhaustivo" de la evolución de la cotización de sus acciones y de las reacciones derivadas de la compra de Interquisa.

Fuentes financieras conocedoras de la operación han explicado a Efe que los títulos de La Seda cotizaban a 2,30 euros cuando se planteó la operación y que Cepsa tenía que entrar con un descuento de 0,10 euros por acción.

En diciembre, la cotización del grupo químico se situó alrededor de los 2 euros y en la sesión de hoy ha cerrado a 1,44 euros, lo que supone una caída desde noviembre cercana al 28%, derivada del descenso general de los mercados bursátiles debido a la situación de incertidumbre financiera.

En este nuevo contexto y en base a la ecuación de canje acordada, Cepsa se veía obligada a abonar una prima de 0,76 euros por título, un precio demasiado elevado.

Las mismas fuentes han remarcado que la operación sigue teniendo sentido industrial, aunque en estos momentos es inviable desde el punto de vista financiero.

Como resultado de este análisis, el consejo de administración ha acordado suspender con carácter indefinido la adquisición de la filial de Cepsa y la consiguiente ampliación de capital de 505 millones de euros asociada a esta operación.

También ha acordado "continuar reforzando e intensificar los procesos de integración de los diferentes negocios adquiridos por la compañía en 2007, con especial atención a la obtención de las sinergias latentes en las áreas de suministros, optimización de procesos industriales, logística de distribución y gastos generales".