Viernes, 18 de Enero de 2008

Del hombre arqueólogo de Morishita al hombre enjaulado de Okaniwa

EFE ·18/01/2008 - 21:40h

EFE - Un modelo luce una creación del modisto japonés Tomoaki Okaniwa para el otoño-invierno 2008-2009 en la semana de moda masculina de París.

Del hombre arqueólogo, apasionado por fósiles y dinosaurios, de Kiminori Morishita, al hombre 'enjaulado', de la colección "contranatura" presentada hoy por su compatriota Tomoaki Okaniwa, París dio hoy muestras de su gran originalidad en materia de moda masculina para la próxima temporada invernal.

Aunque en París las colecciones comenzaron sólo este jueves, se sabe ya que la silueta masculina del otoño-invierno 2008-2009 será "urbana", con abundante gris asfalto y muy trajeada, según acaban de adelantar desde Milán las grandes firmas italianas.

El 'plus' de París es que además de querer vestir con elegancia impecable y también originalidad al ejecutivo medio europeo, estadounidense o japonés, las grandes y pequeñas firmas inscritas en el calendario de la moda masculina suelen aportar osados toques experimentales.

En este terreno, dos modistos japoneses, Kiminori Morishita y Tomoaki Okaniwa, desde su firma 'The Viridi-Anne', mostraron sus sueños llenos de contrastes en esta segunda jornada de colecciones de la Cámara Sindical de la Moda Masculina, cuya agenda contaba hoy con una veintena de inscripciones, entre desfiles y presentaciones diversas.

Sumamente conocidos en Japón, y en diversos enclaves estratégicos de las grandes capitales del mundo, de Nueva York a Los Ángeles, San Francisco, Londres o Berlín, y por supuesto París, ambos hicieron gala de un estilo extremadamente diferente.

Kiminori Morishita, que lanzó en Tokio, en 2002, su primera colección, eligió la luz, el color y el paso del tiempo para dar vida a un Indiana Jones siempre con gafas y pajarita muy particular, y desde luego, europeo, como precisó en el dossier entregado a la prensa.

El artista mostró su amor por los materias envejecidas y los cuadros, de colores y tamaños diferentes, mezclados entre sí; los pantalones, siempre remangados; el chaleco como prenda clave para todo momento, al igual que la pajarita; y el mono, con peto o de cuerpo entero, pero siempre con el indispensable chaleco.

En el otro extremo de la paleta actuó el creador de The Viridi-Anne, quien recurrió a diferentes paletas de grises y negros con algunos toques de blancos rotos.

En una instalación abierta a su público durante tres horas, Tomoaki Okaniwa concentró sus ideas en un bello sótano del centro de París, en cuya segunda planta cinco maniquíes, en pie, estáticos, posaban encerrados en otros tantos cubículos transparentes, instalados en una sala en penumbra.

Sin llegar a la ergonomía, precisó a Efe el modisto, sus prendas acompañan al cuerpo milímetro a milímetro, desde el tejido denim al aceite, con el que impermeabilizó pantalones de talle bajo, y al guante para los dedos pulgar e índice, a combinar, eventualmente con otro medio guante, en caso de que se desee cubrir toda la mano.

Lana y lino unidos darán la textura de sus pantalones invernales grises de aspecto clásico, a prueba de toda ocasión laboral. Eso sí, con talle todavía muy bajo, como el lucido por gran parte del equipo que acompañaba al artista en París.

Entre la veintena de modistos y creadores que mostraron sus ideas figuraba también hoy el belga Kris Van Assche, artista del momento porque sus colecciones gustan, desde que en 2004 fundó su propia firma, pero, sobre todo, porque el domingo será realmente por primera vez el alma de Dior-homme, tras el muy íntimo desfile presentado hace unos meses.

Entre tanto, Kris Van Assche, que en Dior sucede al mítico Hedi Slimane, a quien asistió durante varios años, tiñó su desfile en ocasiones de vaqueros lavados, azules y verdes y propuso confortables abrigos.

También subieron a la pasarela Junya Watanabe Man, Blaak Homme, Damir Doma, Rykiel Homme, Comme des Garçons Homme Plus, Ute Ploier, Kenzo, Bruno Pieters, John Galliano y Walter van Beirendonck.

Optaron por otras fórmulas Lucien Pellat-Finet, Mulberry, Paul and Joe, Stephan Schneider, Valentino, Véronique Branquinho Homme e Yves Saint Laurent, quien estreno ayer la fórmula de no-desfile a primera hora de la mañana.