Jueves, 17 de Enero de 2008

Rusia eleva su papel energético en Europa con la firma de grandes proyectos

EFE ·17/01/2008 - 21:44h

EFE - El presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la ceremonia de inauguración del "Año de Rusia" en la capital búlgara, Sofia.

Rusia fortalece su papel en el sector europeo de la energía con la firma, hoy en Sofía, de tres grandes proyectos energéticos por miles de millones de euros, que repercutirán en el desarrollo del sector en todo el continente.

Los documentos prevén la construcción de una central nuclear, un gasoducto y un oleoducto y fueron firmados en el palacio de la presidencia de Bulgaria en presencia del presidente ruso, Vladimir Putin, quien concluyó esta tarde una visita oficial de dos días al país balcánico.

Uno de los acuerdos prevé la construcción de la segunda central nuclear búlgara, la de Belene, en la ribera del Danubio, cuya cuantía asciende a unos 4.000 millones de euros y que estará a cargo de la compañía rusa Atomstroyexport.

Belene tendrá dos bloques de 1.000 megavatios cada uno con reactores de agua ligera del tipo B-466, el primero de los cuales se prevé que entre en funcionamiento en 2013, y el segundo, un año más tarde.

Otro documento de especial importancia firmado hoy, tras largas negociaciones que se extendieron durante la pasada noche, es el relativo a la participación de Bulgaria en la construcción del gasoducto "South Streem".

El gasoducto transportará, a través de Bulgaria, gas ruso hacia la Unión Europea (UE) a través del mar Negro y se calcula que las obras costarán más de 10.000 millones de euros.

"South Streem" tendrá 900 kilómetros de largo, una profundidad máxima en el agua de hasta 2.000 metros y una capacidad de 30.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

Asimismo, fue firmado el acuerdo para la constitución de la compañía internacional ruso-búlgaro-griega que construirá un oleoducto para el transporte del crudo ruso desde el puerto búlgaro de Burgas, en el mar Negro, hasta el griego de Alexandrúpolis, en el Egeo.

El oleoducto tendrá 280 kilómetros de largo (155 de los cuales, en Bulgaria) con dos terminales, una en cada extremo, estaciones de bombeo y tanques, entre otras infraestructuras, y su construcción debe terminar en 2011.

La realización de estos proyectos "elevará la seguridad energética de Europa", aseguró Vladimir Putin en la rueda de prensa posterior a la firma de los documentos, y puntualizó que "la realización de proyectos energéticos de envergadura da estabilidad y seguridad a los Estados europeos".

"Crecen las economías de Grecia, Italia, de Europa Central. El gas ruso siempre será competitivo en este mercado", aseguró el presidente ruso.

Aunque la visita estuvo centrada en los megaproyectos energéticos, Vladimir Putin dejó clara la postura de Rusia con respecto a Kosovo.

"La declaración de la independencia unilateral y el apoyo a este proceso por parte de otros países de la comunidad internacional sería una decisión ilegal e inmoral, y Rusia no podrá apoyar tal decisión", declaró Putin en respuesta a una pregunta.

"Consideramos que las negociaciones para regularizar Kosovo deben continuar con el fin de encontrar un compromiso que sea conveniente tanto para los albaneses como para los serbios de Kosovo", subrayó.