Viernes, 18 de Enero de 2008

Sesenta centímetros más de Mediterráneo

El nivel del mar subirá por la sobreexplotación de la costa, la actividad pesquera, el tráfico marítimo y el turismo

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·18/01/2008 - 20:38h

 

La temperatura del Mare Nostrum ha aumentado considerablemente a lo largo del último medio siglo. La salinidad de este mar semicerrado también lo ha hecho y, como consecuencia, ha aumentado el nivel del mar. Éstas son las conclusiones del estudio El cambio climático en el Mediterráneo español, elaborado por el Instituto Español de Oceanografía, y que cuenta con datos del Instituto Nacional de Meteorología, CIEMAT e Instituto Geológico y Minero.

El mar Mediterráneo se calienta, sube su nivel y, según las proyecciones, a final del siglo XXI podría ascender, en el peor de los escenarios, hasta 60 centímetros, indicó el viernes el coordinador del estudio e investigador del IEO, Manuel Vargas.

Y además, el cambio
En los últimos 50 años, la incidencia de las actividades humanas en el Mediterráneo ha sido demoledora. La población se ha concentrado enla costa, se ha multiplicado la explotación pesquera, y hacrecido alarmantemente el turismo, el tráfico marítimo y los vertidos.Y a esta situación nada favorable para la biodiversidad se añade el cambio climático. Desde 1948 hasta los años 70, la temperatura del aire y la superficie disminuyó, mientras que, desde los 70 hasta la actualidad, ha habido un fuerte ascenso.

Así, en la superficie, la temperatura subió entre 0,15 y 0,5ºC en el conjunto del periodo 1948-2005 en el litoral español, mientras que las aguas profundas registraron un ascenso de entre 0,03 y 0,1ºC. Este incremento en la calidez de las aguas y el anómalo ascenso de la presión atmosférica tiene su efecto en la subida del nivel del mar. Entre 1943 y 2005 subió ocho centímetros, y el mayor aumento se concentró entre 1992 y la actualidad (16 centímetros).

Las proyecciones indican que la tendencia al aumento de temperatura y del nivel de las aguas continuará este siglo. Se espera un descenso de las lluvias y un aumento de la evaporación, que implica un incremento de la cantidad de calor que absorberá y de la temperatura.