Archivo de Público
Lunes, 11 de Julio de 2011

Zapatero elude hablar de elecciones porque la prioridad es la recuperación

EFE ·11/07/2011 - 13:25h

EFE - El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, tras anunciar hoy una remodelación de su gabinete con Antonio Camacho como nuevo ministro del Interior y José Blanco como portavoz del Gobierno, además de una reducción de las actuales tres vicepresidencias en el Gobierno a dos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha eludido hoy hablar de un eventual adelanto electoral porque, ha dicho, la prioridad del Ejecutivo es "mantener la estabilidad, ganar la recuperación y crear empleo", un objetivo "tan exigente" que el gabinete no debe pensar en otra cuestión.

Con estas palabras Zapatero ha dejado sin despejar la duda sobre la fecha electoral en la rueda de prensa en la que ha informado de los cambios efectuados en el Ejecutivo tras la salida de Alfredo Pérez Rubalcaba.

Cambios limitados que, ha apuntado, significan "simplemente" que el Gobierno "sigue trabajando a pleno rendimiento" y que tiene que trabajar "pisando el acelerador" para hacer frente a la complicada situación económica y financiera, objetivo hoy "más razonable que nunca" dada la inquietud que se aprecia en los mercados.

"El objetivo del Gobierno es trabajar y cumplir sus compromisos", ha reiterado antes de hacer hincapié en las tensiones que viven los mercados y en la "gran trascendencia" que tiene los problemas de la zona euro.

Sí ha querido dejar claro que el Gobierno y el PSOE se mueven en dos planos diferentes y que las propuestas avanzadas por el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se enmarcan en el programa con el que concurrirá para la próxima legislatura.

"El Gobierno gobierna, es una tarea apremiante en este momento y va a seguir haciéndolo" en interés general, mientras que la tarea del partido es "formular su proyecto político de cara a las próximas elecciones; son espacios que están nítidamente marcados", ha recalcado.

Rubalcaba avanzó el sábado que los bancos y cajas tendrán que ceder parte de sus beneficios para la creación de empleo y Zapatero ha recordado que se trata de una propuesta que podría ponerse en marcha una vez culminada la reestructuración y el saneamiento del sistema financiero.

Cada legislatura, ha incidido, tiene su programa, por lo que a cada Gobierno hay que pedirle que rinda cuentas al final de la legislatura en base al programa con el que la inició.