Archivo de Público
Jueves, 7 de Julio de 2011

Atención cardíaca, neumonía hospitales rurale EEUU tiene fallas

Reuters ·07/07/2011 - 19:05h

Por Amy Norton

Los hospitales pequeños en los que muchas comunidades pequeñas de zonas rurales de Estados Unidos confían para atender emergencias, no tratarían adecuadamente los problemas cardíacos y la neumonía.

Un nuevo estudio, publicado en Journal of the American Medical Association, se concentró en el trabajo de los hospitales de acceso crítico (CAH, por sus siglas en inglés) y que son hospitales pequeños situados en áreas remotas y que reciben reembolsos especiales de Medicare para su financiamiento.

Los autores hallaron que los adultos mayores tratados en esos hospitales por un infarto, insuficiencia cardíaca crónica o neumonía tenían en el 2008-2009 una tasa de sobrevida más baja que los pacientes atendidos en otros hospitales del país.

El equipo de Karen E. Joynt, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, analizó registros datos de 1268 CAH y de otros 3470 hospitales de Estados Unidos. Observó que los hospitales rurales pequeños tendían a tener un rendimiento más bajo, según una escala de "procesos de atención" para el tratamiento de infartos, insuficiencia cardíaca y neumonía.

Los estándares que fija National Hospital Quality Alliance establecen que, por ejemplo, los pacientes con un infarto deben recibir una aspirina al ingresar al hospital, una receta para comprar aspirina y otros fármacos al momento del alta y asesoramiento para dejar de fumar, si así lo necesitan.

En el 91 por ciento de los casos, los CAH cumplía esas indicaciones, mientras que el resto de los hospitales lo hacía el 98 por ciento de las veces.

Es más, los pacientes rurales tenían una menor sobrevida. El 23,5 por ciento de los pacientes con un infarto murió dentro de los 30 días, comparado con el 16 por ciento de los pacientes atendidos en otros hospitales.

Y el 13 por ciento de los pacientes con insuficiencia cardíaca tratada en un hospital rural murió dentro de los 30 días, a diferencia del 11 por ciento atendido en otros hospitales.

Una diferencia similar surgió al comparar a los pacientes con neumonía: la mortalidad a 30 días fue del 14 por ciento en los hospitales rurales y del 12 por ciento en el resto de los centros.

Joynt aclaró que el estudio no apunta a "demonizar" a los hospitales rurales ni a su personal.

"Espero que el estudio llame la atención sobre las necesidades de estos hospitales -dijo-. Cuanto más compleja y tecnológicamente avanzada sea la medicina, mayor será la brecha con los CAH si no hallamos formas creativas de integrarlos al sistema de salud".

El doctor Martin S. Lipsky, coautor de un editorial sobre el estudio, coincidió en que los resultados son un "llamado" para encontrar cómo mejorar la calidad de atención de los CAH.

"Son lugares que cubren una necesidad importante de las comunidades locales -indicó Lipsky, de la Escuela de Medicina de University of Illinois, Rockford-. Cualquiera sea el lugar de este país donde uno viva, debería confiar en que puede recibir atención de alta calidad".

Pero, ¿qué ocurre con los pacientes de los hospitales rurales pequeños? Lipsky comentó que las diferencias absolutas en las tasas de mortalidad por insuficiencia cardíaca y neumonía en el estudio son pequeñas, de un 2 por ciento.

Para algunos adultos mayores de zonas rurales, indicó, la ventaja de recibir tratamiento cerca del hogar, la familia y los amigos sería más importante que la ventaja de sobrevida que obtendrían si viajan a un hospital distante.

De todos modos, existen ciertos tratamientos que deben ser exclusivos de los hospitales más grandes, señaló Joynt. No se puede esperar que la mayoría de los hospitales rurales cuenten con laboratorios de cateterización cardíaca donde los médicos puedan realizar procedimientos invasivos para diagnosticar y quizás detener un infarto en curso.

En el estudio, menos del 1 por ciento de los CAH tenían esas instalaciones, comparado con el 48 por ciento del resto de los hospitales.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, 6 de julio del 2011.