Miércoles, 3 de Octubre de 2007

La separación de Genoveva Casanova y Martínez de Irujo acaba con cuento de hadas

EFE ·03/10/2007 - 21:08h

EFE - Cayetano Martínez de Irujo, hijo de la Duquesa de Alba, acompañado por su novia Genoveva, presentaron en septiembre de 2001 a los medios de comunicación a su dos hijos, Luis y Amina. EFE

La separación del hijo de la Duquesa de Alba, Cayetano Martínez de Irujo, y la mexicana Genoveva Casanova, condes de Salvatierra, fue recogida hoy ampliamente por la prensa de México, que lo considera el final de un cuento de hadas.

"Este cuento ha terminado...", titula en su suplemento de sociales el diario Reforma, en un artículo escrito por su corresponsalía en Madrid que repasa la relación de la pareja.

La información va acompañada de un fotomontaje sobre un libro imaginario en el que la página en la que aparece la mexicana, al lado de otra en que se ve al español, está rota.

"Pasaron cien años antes de que una mexicana ingresara en la realeza española.. y sólo dos para que saliera de ella. Así, el cuento de hadas que protagonizó Genoveva Casanova al casarse con Cayetano Martínez de Irujo, y convertirse en condesa de Salvatierra, llegó a su fin", indica el rotativo.

Al analizar el anuncio de la separación, la publicación hace alusión a "rumores muy insistentes" aparecidos en las últimas semanas "en torno a las infidelidades de Cayetano, lo que habría creado un clima de presión mediática que hizo insostenible la relación".

En un comunicado, los condes de Salvatierra anunciaron el martes que han decidido "por común acuerdo" separarse a causa del "desgaste de una relación prolongada en una situación que ha sufrido numerosas complicaciones por diversas causas".

En la nota, aseguraron que entre ellos existe una "relación de cariño y respeto" que pretenden mantener así, especialmente por el bien de sus hijos.

Por su parte, el diario El Universal abre su suplemento Estilos con la cabecera "Una mexicana, 'expulsada' de la nobleza española", y otro fotomontaje en el que un cristal roto se sobrepone sobre una instantánea de la pareja.

El periódico recuerda que "Genoveva Casanova había entrado por la puerta grande al cerrado mundo de la aristocracia ibérica" y recuerda que cuando se casaron, en 2005, "parecía que la historia de amor alcanzaba el final feliz cuya espera se había prolongado".

Sostiene, además, que "aunque nunca le gustó que lo consideraran un Don Juan, las andanzas amorosas del hijo de la duquesa de Alba, conde de Salvatierra, hicieron correr mucha tinta en España".

"Otros nobles separados", agrega el rotativo, que considera que ahora que la relación ha terminado, "las huellas de ese proceso se asientan bajo la mirada de Genoveva".

El quinto hijo de la Duquesa de Alba nació en Madrid hace 44 años y es jinete profesional.

En otoño de 2000 conoció a la joven mexicana Genoveva Casanova y en marzo de 2001 anunciaron que esperaban mellizos. Los niños -Amina y Luis- nacieron el 30 de julio en Ciudad de México.